Archivo

Archive for 21 mayo 2009

CALLADOS POR LA IMPOTENCIA

La impotencia da ganas de reventar. Así me sentí ayer cuando vi a mi madre con los ojos llenos de lágrimas. “tengo deseos de morirme, estoy cansada de que me pisoteen” me decía. Me di cuenta, que la depresión la estaba haciendo su víctima. Nada puedo hacer para ayudarla. La ira me comía la calma. Escribir estas líneas, me alivió.

Puede parecer una historia melodramática, pero solo quien la sufre sabe cuánto duele. Mi mamá siente que en el trabajo la rechazan. No soporta la situación y quiere dejar el trabajo, pero no puede. De los 260 pesos moneda nacional que cobra, le descuentan 85 pesos, por los equipos electrodomésticos de la revolución energética.

Ella es veladora de un salón de exposiciones, en la casa de cultura municipal de Arroyo Naranjo “Justo vega”. La directora del centro, Miriam Pajón Navarro, una militante del Partido Comunista de Cuba, es quien más la rechaza. Una razón, mi mamá hace, exclusivamente, el trabajo por el cual se le paga.

La directora la manda hacer otras labores y ella se niega. Por supuesto, está justificada. Un accidente a los siete años de edad, la dejó coja de la pierna izquierda por el resto de sus días. No puede hacer peso, estar mucho tiempo de pie o caminar largas distancia. Para su jefa es una inservible, está desesperada por sacarla del centro.

La gota que llenó la copa cayó cuando el del sindicato, le pidió la cotización del mes y ella no tenía dinero para pagarla. La renombrada directora la llamó a su oficina y le dijo: “Maricelis, tu hoy no puedes pagar, pero mañana tiene que traerme ese dinero, no sé como, pídelo prestado, porque nosotros no podemos incumplir”.

¿Acaso esta Señora, quiere que mi madre robe, para que el centro cumpla? La soberbia me indignó. Nuevamente la impotencia me ató las manos. ¿Qué hacer frente a estos atropellos? Solo sufrir y callar, no tenemos ningún recurso efectivo ante los tribunales, que nos proteja de los abusos de autoridad. Los jefes y superiores seguirán haciendo uso del poder que le dan sus cargos, para humillar a sus administrados. Mientras seguiremos sufriendo, callados por la impotencia, con deseos de huir o morir, menos de seguir aquí.
Categorías:Crónica social

SIN ESCAPES

La sociedad cubana se organiza de forma masiva en Comité de Defensa de la Revolución, Unión de Jóvenes Comunistas, Federación de Estudiantes Universitarios, etc. Lo que para mucho es un sistema plural, para nosotros es puro control. Todas estas agrupaciones propician la intromisión innecesaria en la vida privada de los individuos.

pioneros.jpg

Cada cubano, desde que comienza en preescolar, se le forma un expediente en el que se anota todas las incidencias familiares y personales. Integración revolucionaria de los padres, participación en las actividades patriótico-militares: por ejemplo ‘Domingo de la defensa’, ‘Bastión Pioneril’, ‘Desfile del Primero de Mayo’, etc.

avales comunistas 034.jpg

En los centros estudiantiles y laborales se hace una evaluación, en asambleas político- moral, que se anotan en el expediente. Una especie de reunión en que se somete a crítica y autocrítica a cada participante. La mayoría de las veces para sacar la vanguardia del año. Ganará el galardón quien cumpla con los parámetros que dicta la moral socialista.

Las anotaciones positivas son las que certifican, en el mañana, tener actitud para estudiar una carrera profesional. No podemos olvidar que la universidad es para los revolucionarios. Estos avales son los que garantizan un puestos de trabajo acorde al las aspiraciones personales.

Esta es la forma ideal para someter ‘voluntariamente’ al ciudadano al sistema. Usted puede criticar o no. Asistir al trabajo voluntario o a un desfile en la tribuna antiimperialista, si quiere. Esas actividades no son obligatorias; pero cada cual sabe lo que le conviene.

Si se anota una incidencia negativa, o no hay buena proyección revolucionaria, no hay confiabilidad. No importa que sea un excelente profesional, para usted no hay recompensa. Nada de misiones en el extranjero, ni ‘estímulos subsidiados’. En el mejor de los casos será condenado a la marginalidad, a vivir en la sombra.

Pero ahí no acaba el control, en cada cuadra, un comité. Si aspira a un puesto de trabajo, debe llevar una recomendación del presidente de CDR, otra de un miembro del Partido Comunista de Cuba, y de cuantos representantes de organizaciones sociales, hayan en el barrio. En todos los sentidos hay que mantener, por lo menos en apariencias, una conducta revolucionaria.

Ser revolucionario es dar el paso al frente cuando se te necesite, aunque no estés en condiciones de darlo. Sacrificarte en el plano personal, padecer privaciones, en pos de algo que llegará algún día, aunque no se sepa cuando.

Ocupar tu puesto en la reunión del CDR, o en la plaza caminar junto a las multitudes. Ver, escuchar e informar a tus superiores cuando se te ordene. Cotizar con las organizaciones a las que perteneces, es decir, con todas. Y lo más importante, callar.

Por eso no hay voces, sólo murmullos. Usted puede gritar; pero debe asumir las consecuencias. No hay forma de escapar al control. Cuando más, sólo ignorarlo.

Recortes de un expediente acumulativo

Exigir un Estado de Derecho

citación oficial.JPG

Que las leyes cubanas reconozcan los derechos de los ciudadanos, no significa que estén protegidos. La Ley de Procedimiento Penal vigente en Cuba, establece el procedimiento a seguir, por parte de las autoridades, para citar a una persona. Sin embargo, ese no se cumple. Muchos disidentes u opositores políticos son reprimidos por medio de la citación oficial.

Miguel Amado Reyes Fonseca es miembro de la Comisión de Atención a Presos Políticos y sus Familiares. Recibió citaciones oficiales por parte de la Seguridad del Estado, por prestar su casa para que, la Asociación Jurídica Cubana, impartiera seminarios sobre derechos humanos y la legislación cubana.

El no sabían que, el documento que contenía el llamamiento de la autoridad, tenia que estar expedida por el Secretario del Tribunal. Así lo establece la ley. No obstante, la papeleta que recibió, estaban firmada por el “Tte. Abel”. Seudónimo que utilizó el agente de la policía política, para reprimir al disidente.

La autoridad que disponga la citación de una persona, ha de fundamentar su pretensión en una resolución judicial. En este caso, un auto. Documento escrito que ha de constar en libro que lleva el secretario judicial, quien debe ponerlo en conocimiento del tribunal inmediatamente. Es el tribunal competente, quien discute y firma, ratificando o denegando la diligencia. Es él quien requiere al ciudadano para que se presente ante una determinada autoridad.

La ley es bien clara en cuanto a las autoridades que pueden disponer una citación oficial. Según el artículo 86, de la Ley de Procedimiento Penal, tienen esta facultad el instructor, el fiscal o el tribunal. Los policías y miembros de la seguridad del Estado, son agentes de la autoridad. Ellos no tienen la facultad para citar a una persona. Sin embargo, lo hacen.

Miguel, cuando concurrió a la cita ordenada, recibió intimidaciones. Lo amenazaron con desalojarlo de su casa y con ir a la cárcel, si seguía con los cursos, bajo un supuesto delito de asociación ilícita. Sus represores están concientes de que cometen un delito con su actuar. Por eso utilizan un seudónimo.

Un agente de la seguridad del Estado o de la policía que realice por sí, una diligencia de citación, esta ejercitando fraudulentamente una función publica. Por tanto incurre en la comisión de un hecho delictivo.

Pueden recibir sanción de uno a tres años o multa de trescientas a mil cuotas, por realizar, sin título legítimo, actos propios de una autoridad o de un funcionario público, atribuyéndose carácter oficial. Corporificándose en este caso un delito de Usurpación de Funciones Públicas (Art. 148.1, inciso a) del Código Penal)

El desconocimiento de la ley, pone al pueblo cubano en una situación de vulnerabilidad e indefensión absoluta. Es hora que exijamos a los violadores que respeten los derechos ciudadanos. En nuestras manos está, que en Cuba exista un Estado de Derecho.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.805 seguidores