Inicio > Crónica social > LOS JUEGOS EN CUBA (II)

LOS JUEGOS EN CUBA (II)

La ley cubana prohíbe los juegos, pero no dice cuales son los ilegales. El hecho, de que en la sociedad sea común incurrir en este tipo de conducta, muestra la tolerancia social por los juegos con apuestas. Algunos ciudadanos consideran, que es un mal, porque se pone en riesgo los escasos recursos, cuando hay tanta pobreza y necesidad. “El mejor dinero que se gana, es el que se suda”, opina Angelina, una Anciana de 78 años de edad.

Otros creen, que es una forma de distracción. Reconocen que su proliferación se debe a la falta de entretenimiento popular. Se recurre al juego como una diversión. “Con la apuesta se hace emotivo el momento, de paso se gana un dinerito”, así me comentó un jugador de mi barrio. Sin embargo, con la habitualidad y necesidad, llega el vicio.

“La gente juega porque no tiene nada que hacer, le apuestan hasta las chapa de los carros”, me comentó otro ciudadano que acostumbra a apostar. En la esquina de la calzada, se reúnen varios amigos. Lo que aparentemente es una conversación, en realidad es una apuesta. Cien pesos en moneda nacional (4 pesos en moneda libremente convertible, CUC), al que acierte en la cantidad de números pares o impares de la matrícula de un auto.

El juego con apuesta afecta a todos los sectores sociales de nuestra población: hombres mujeres, niños, adolescentes, etc. Los valores o mercancías apostadas varían en dependencia de los ingresos económicos individuales. Es difícil que un cubano no juegue, y más que no apueste. Cuando estudié en el preuniversitario, cada vez que jugábamos, nos apostábamos las tostadas y alimentos de reserva que traíamos de nuestras casas.

Los niños apuestan en los juegos con las bolas, en las peleas de pececitos y le dan el número de la lotería a mamá (la bolita en Cuba). La abuela gasta 5 o 10 pesos (moneda nacional) diarios siguiendo un número que le dio su santo, en un sueño. Las amas de casas reunidas, se entretienen apostando con el bingo.

Familias que convierten sus viviendas particulares, en casas de juegos. En el patio, mesas de billar y en la sala el burle. Los juegos son variados: longana (domino), silo (dados), tríos (cartas y naipes). Los propietarios cobran por el uso del local, y de paso, prestan servicios gastronómicos, negocio ilegal y fuente de ingresos monetarios.

About these ads
Categorías:Crónica social
  1. 28 junio, 2013 en 4:31 PM

    It’s amazing in support of me to have a website, which is useful designed for my experience. thanks admin

  2. 24 junio, 2013 en 7:59 PM

    Howdy! I understand this is somewhat off-topic but I had to ask.
    Does operating a well-established blog such as yours take a massive amount work?

    I’m completely new to writing a blog however I do write in my journal daily. I’d
    like to start a blog so I will be able to share my experience and feelings online.
    Please let me know if you have any kind of suggestions or tips for new aspiring blog owners.
    Thankyou!

  1. 28 noviembre, 2013 en 8:36 AM

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.199 seguidores

%d personas les gusta esto: