Archivo

Archive for 30 abril 2010

Fórmula de la perpetuidad

Los hermanos Fidel y Raúl Castro

Uno de los elementos comunes que participan del contenido de la definición tradicional del concepto “República” es la periodicidad en los cargos. En Cuba hay elecciones para renovar todos los cargos en los órganos estatales. Sin embargo, los máximos líderes de la dirigencia histórica, comunista y revolucionarias, han permanecido en la cima del poder por más de 51 años.

El Jefe de Estado es llamado el Presidente de la República, que no hay que confundir con el cargo Primer Ministro o Presidente del Gobierno. No obstante, el Jefe del Estado puede ser al mismo tiempo el Jefe del Gobierno. A este tipo de República se dice que tiene un Sistema de gobierno presidencial. Este es el caso de Estados Unidos y Chile.

En el modelo de organización del poder constitucional del gobierno cubano no existe el cargo de Presidente de la República. Sin embargo existe, como en los Sistemas de gobiernos presidencialistas, un jefe de Estado, que es al mismo tiempo, es Jefe de gobierno. Atribuciones que asume el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

Su elección está a cargo de la Asamblea Nacional del Poder Popular y son de tipo indirectas. El Parlamento al constituirse para una nueva legislatura, elige de entre sus diputados a los miembros del Consejo de Estado y su cabeza.

El término del mandato del Jefe de Estado y Gobierno cubano, es el mismo que el confiado al Consejo de Estado por el parlamento. Expira cada cinco años al tomar posesión el nuevo órgano elegido en virtud de las renovaciones periódicas de La Asamblea Nacional del Poder Popular.

La Constitución cubana de 1976, prevé que haya periodicidad en el cargo de Jefe de Estado y de Gobierno. Sin embargo en sus 34 años de vigencia y 6 renovaciones del órgano legislativo, el cargo ha sido ocupado, solo por dos personas. Los hermanos Fidel y Raúl castro.

Fidel castro estuvo a cargo de la dirección del país desde su llegada al poder en 1959 con el triunfo de la revolución socialista hasta el el 31 de julio de 2006, que a causa de critica hemorragia intestinal y delegó provisionalmente el poder en su hermano Raúl, quien lo ocupa hasta la actualidad.

Esto se debe a que, la constitución cubana, no limita el número de reelecciones a las que puede presentarse el Jefe de Estado y Gobierno cubano, después de concluido su primer mandato. Omisión muy conveniente para perpetuarse en el poder.

Laritza Diversent

Categorías:Artimañas comunistas

Hoja de ruta

La peligrosidad social, regulada en la legislación penal, necesita reformas para que llegue a Cuba la democracia. Este, es el criterio de un grupo de abogados, miembros de la organización Lawyers Without Border UK Limited, en su libro ‘Proyecto electoral, Hoja de ruta’ (tercera edición).

La obra aborda un análisis de la legislación vigente en Cuba, que obstaculiza la celebración de elecciones libres y justas. Ofrece una gama de propuestas a tener en cuenta, en un futuro proceso de transición democrática.

La investigación, basada en estándares electoral internacionales, evalúa el impacto que en su forma actual tienen una serie de disposiciones normativas, sobre la conducción de elecciones libres y justas. Recomienda además, que preceptos de estas, deban crearse, modificarse, eliminarse o retenerse. Fundamenta objetivamente las razones para el cambio.

El vigente Código Penal (CP) es una de las leyes analizadas y dentro de este, la figura del estado peligroso (artículos del 72 al 75 del CP). Al respecto, el grupo de jurista recomienda eliminar el término “socialista”. En este sentido argumentan que:

“La referencia específica a mantener una moralidad socialista presupone que la parte en ejercicio del poder es socialista en su naturaleza. En consecuencia, esta disposición en su forma actual podría conducir al castigo de cualquier individuo que demuestre oposición al gobierno socialista, lo que tendría un efecto directo y adverso en la celebración de elecciones libres y justa en Cuba”.

Exhortan además, en esta parte del articulado penal, agregar un texto dispositivo que excluya el discurso y acciones políticas, no violento, del término ‘peligrosidad’. La idea intenta evitar, que la vaguedad y amplitud de la definición del vocablo, se utilice como un medio de opresión a los oponentes políticos.

La Hoja de Ruta del ‘Proyecto Electoral’ brinda propuestas neutrales con respecto a teorías políticas y socioeconómicas. Defiende la reforma legal y la eliminación de los compromisos políticos en la legislación, como un medio de promover la transición pacífica hacia una Cuba democrática.

Laritza Diversent

Estado de peligrosidad

Embriaguez habitual, dipsomanía, narcomanía y conducta antisocial: son índices, que la legislación penal utiliza, para decidir el estado de peligrosidad de una persona: proclividad (inclinación) a cometer delitos. Se manifiesta con el desarrollo de una conducta contraria a las normas de la moral socialista. Medio legal del sistema socialista, para someter a la ciudadanía a su poder.

Son frecuentes, en las leyes cubana, las referencias a la ideología comunista. La protección penal de las normas de convivencia y de la moral socialista, es la más peculiar. Términos que no están definidos en ningún código, pero que se utilizan frecuentemente para castigar cualquier forma de disenso social.

Particularmente no estoy en contra de la regulación jurídica del estado peligroso, siempre que se utilicen criterios objetivos en su definición. Creo que es un medio eficaz para proteger la sociedad, las personas, los bienes y el orden público.

Cuando tenía 12 años, fui a ver a mi mamá al hospital, ingresada después de una intervención quirúrgica de urgencia. De regreso a casa, dentro del ómnibus del transporte público, una señora me agredió. Hubo que aguantarla, estaba molesta porque Raúl Castro permitía que los niños anduvieran en la calle de noche.

La mujer estaba completamente fuera de sí, con síntomas evidentes de enajenación mental. Hasta hoy no he podido olvidar la agresividad de su rostro. Créanme, me costó trabajo volver a salir de noche. En este caso, la figura del estado peligroso permitiría darle tratamiento médico una persona, irresponsable penalmente, pero que representa un peligro para la sociedad.

Sin embargo, la indefinición de términos en la ley penal cubana, permite a las autoridades políticas utilizar la figura a su conveniencia. En no pocos caso, se emplean para reprimir los disidencia, la prostitución u obligar a los ciudadanos a trabajar forzosamente en centros correccionales: granjas agrícolas o brigadas de construcción, por conducta antisocial.

A estas personas no se les comprueba la comisión de un delito. Las autoridades, amparadas en criterios subjetivos y parámetros ideológicos, valoran que su conducta debe ser reformada, por presentar una especial inclinación a la comisión de acciones delictivas. Criterio contradictorio con el principio de legalidad: Sólo pueden sancionarse los actos expresamente previstos como delitos en la ley, con anterioridad a su comisión

Influye la subordinación de los órganos de justicia a las instrucciones directas del Consejo de Estado y la ausencia de garantías jurisdiccionales para la defensa de los derechos individuales. En no pocas resoluciones judiciales, los jueces llegan a la certeza de un hecho, por convicción moral. Frente a los abusos de poder, el ciudadano no tiene medios legales para protegerse.

Los catálogos de peligrosidad socialista permiten a las autoridades controlar el disenso social de la población. Incluso, va mucho más allá: surten un efecto directo y adverso en la celebración de las elecciones. Su vigencia legal constituye un freno para la llegada de la Cuba democrática.

Laritza Diversent

Categorías:Peligrosidad social

Representantes populares: los mejores y más capaces

Ejercer el voto, en el contexto cubano, es cumplir con un deber revolucionario. La revolución es sagrada, es la patria. Para mantener sus conquistas hay que sacrificarse. Lecciones socialistas que desde la cuna enseñan a las nuevas generaciones. Versos ideológicos repetidos una y otra vez.

‘No cerrar los ojos ante lo mal hecho y denunciar las ilegalidades’, es otra de las exigencia comunista bien difícil de cumplir. En fin, la regla es que nadie puede gozar de privilegios: “todos somos iguales y tenemos que vivir como iguales”. Excepto que seas hijo de alguien: de un ministro, un general o del comandante.

No se trata de buscar el bien común ni que unos estudien o trabajen más que los otros. Es vigilar que el vecino no viva mejor que uno. Quien cumpla estos requisitos, por lo menos en apariencia, tiene meritos y capacidad suficiente para ejercer un cargo público dentro del aparato estatal comunista.

Por ejemplo, el cubano que quiera un teléfono en su casa, tiene que acumular méritos y denunciar las ilegalidades del vecino. El compañero Mayito, vicepresidente de la Asamblea y del Consejo de Administración municipal de Arroyo Naranjo, escenificó ante los pobladores del Calvario, como debe un revolucionario conseguir lo que quiere.

Así son los representantes populares de los cubanos: realistas, sinceros, agradecidos, enérgicos  y justos. Los mejores y más capaces.

Laritza Diversent

Categorías:Democracia Socialista

Cuba y su democracia socialista (II)

A nivel local supuestamente debe desarrollarse la base democrática de todo sistema. Los acuerdos incumplidos, en el marco de la relación elector-elegido, demuestra que la ciudadanía, en Cuba, no tiene medios para transformar de forma positiva el medio en que vive.

Las presentes elecciones son punto de partida de la relación entre mandantes (electores: encargan la realización de acto o servicio) y mandatario (representante político: quien lo ejecuta). Sin embargo, el fundamento de este vínculo, pierde todo sentido en el desarrollo de la democracia socialista.

En la última asambleas de rendición de cuenta del delegado en mi barrio, asistieron por requerimiento de los electores de la circunscripción no 86 del consejo popular Calvario-Fraternidad, el presidente y vicepresidente de la asamblea municipal del poder popular (AMPP)de Arroyo Naranjo: Víctor Vassó y el compañero Mayito.

Los inmuebles estatales del mercado comunitario (donde se distribuyen los productos racionados: bodegas, carnicerías, etc.) tienen un estado avanzado de deterioro. La directiva del gobierno municipal hizo una propuesta, la ciudadanía una contrapropuesta. Escuche el audio. Sabrá quien toma las decisiones.

El control popular de la actividad de los órganos locales del poder popular (OLPP), es derecho constitucional que tampoco tiene realización práctica. En el 2006 la directiva de la asamblea dio la grata noticia de que repartirían teléfonos a los pobladores del Calvario. Promesa incumplida por una ineficiente gestión del consejo de administración municipal (CAM), órgano de las AMPP.

Se amonestó la dirección completa del CAM de aquel entonces. Pagaron justos y pecadores: el municipio Arroyo Naranjo fue penalizado con las inversiones. Dieron la explicación a finales del 2009. Escuche las declaraciones del compañero Mayito, también vicepresidente del CAM.

El único medio que queda, en mano de los electores es la queja y la resignación. Escuche la opinión un exoficial de la Fuerzas Armadas Revolucionara, ahora en el olvido. Son unos mentirosos.

¿Las opiniones de los cubanos influyen en la toma de las decisiones políticas superiores? Con una sola palabra usted puede contestar esta pregunta. Acaba de conocer cómo se desarrolla la verdadera democracia socialista en Cuba.

(disculpen la mala calidad del audio, hice mi mayor esfuerzo, pero todo no salio como esperaba )

Laritza Diversent

Categorías:Democracia Socialista
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.199 seguidores