Archivo

Archive for 16 junio 2011

Cuentapropistas entre la espada y la pared

Lectores de Granma se quejan de los vendedores de mesas y afirman que son revendedores, no cuentapropistas.

Laritza Diversent

En menos de un mes, el diario oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC) publicó, en su sección semanal Cartas a la Dirección, tres opiniones que critican a los que obtienen licencia en la cuarta actividad más solicitada por los cubanos, para ejercer por cuenta propia.

La actividad oficialmente se denomina “Productor vendedor de artículos varios de uso en el hogar”. La legislación que regula al sector no especifica si obligatoriamente deban realizarse las dos acciones. Sin embargo, por la presencia de estos cuentapropistas en las principales arterias de la ciudad y el aumento de las licencias otorgadas por el Estado, se presume que puede realizarse solo la venta.

El 6 de mayo, el lector C. A. Méndez Feliú relató, su experiencia cuando en días pasados buscó infructuosamente una resistencia eléctrica para su ducha, en las tiendas recaudadoras de divisa de Centro Habana y la Habana Vieja. Según escribió, la encontró en las tarimas de los cuentapropistas de la calle Neptuno, por un precio de 10 pesos convertibles o 250 pesos cubanos, cuando por divisa se ofertan a un precio menor de 5 CUC.

“Realmente no es necesario ningún análisis sobre el tema, pues es obvio que eso no está autorizado, solo que los que deben hacer cumplir los establecido no lo están haciendo bien, posibilitando que otros vivan de nuestro trabajo”, sentenció al concluir su carta Méndez Feliú.

“No obligo a nadie a comprarme, la ley sobre cuentapropia dice que los precios se pactan libremente. Si creen que vendo muy caro, que no me compren”, expresó José Julio, un cuentapropista de 58 años y discapacitados, que tiene su mesa en la céntrica Calzada de Diez de Octubre.

“…El estado oferta un paquete de 4 estropajo de aluminio a un CUC, son rápidamente acaparados por estos cuentapropista y después los vende a 10,00; 12,00 y hasta 14,00 pesos, la unidad, o sea que en ocasiones el precio supera hasta el 200% del precio oficial”, ejemplificó S.I Chávez Domínguez, en la sección del 20 de mayo.

La legislación prohíbe a los cuentapropista, que vendan artículos industriales adquiridos en la red de establecimientos comerciales o productos previamente elaborados por la red gastronómica y de alimentos existente en la Isla. También se les exige comercializar sus producciones y servicios exclusivamente, y utilizar en su actividad, materias primas, materiales y equipos de procedencia lícita.

Sin embargo, los cuentapropistas están obligados legalmente a mostrar a los inspectores las evidencias de licitud de estos. La única forma de lograrlo, es adquirir sus mercancías en el mercado estatal minorista, el único que tienen estos vendedores y que legalmente reconocen las autoridades, hasta tanto el Estado no cree los mayoristas.

En el diario no se ha publicado una sola opinión a favor de los cuentapropista que ejercen esta actividad, ni un escrito donde se reflejen las contradicciones legales. Al parecer, la ley y Granma se pusieron de acuerdo para colocarlos entre la espada y la pared.

Categorías:Mi Isla

Cuentapropistas se siente amenazado por lectores de Granma

 

Trabajadores de la cuarta actividad más solicitada para ejercer por cuenta propia, se sienten amenazados después que el diario Granma publicara opiniones en su contra en su sección cartas a la dirección.     

Según el criterio de los lectores, estas personas no cuentapropistas. “Son revendedores inescrupulosos y estranguladores de la economía de los que trabajan” afirmó S.I Chávez Domínguez en una de las tres misiva que publicó en el órgano de prensa del PCC, este último viernes.

En la primera, el 22 de abril, J.A. García Caballero, afirma no está en contra del trabajo por cuenta propia, pero “si de que se revendan con total impunidad productos que se comercializan de manera estatal y que constituyen una fuente de enriquecimiento para personas inescrupulosas”.

La segunda se publicó el 6 de mayo. C. A. Méndez Feliú, apoya la misiva de J. A. García Caballero y expresa su criterio. “me parece muy acertado su planteamiento solo que no es un mal que padece Holguín sino toda Cuba y aquí en la Habana, es mucho peor”.

“Esta gente está poniendo la cosa mala, ahorita nos quitan la licencia. ¡Que la alegría en casa del pobre dura poco!” dijo Marielena Camacho después que un cliente le recomendará leer la sección del periódico este último viernes.

La señora Camacho, una ama de casa de 48 años, es una de las 10 mil 187 personas que fueron autorizadas a ejercer como productores-vendedores de artículos varios en el hogar, desde que en octubre del pasado año, se ampliara y flexibilizara el trabajo por cuenta propia.

A principios de enero del presente año, el diario informo que el 4%, aproximadamente 3 mil 336 licencias de la 75 mil 061 aprobadas correspondían a esta actividad. La cifra se triplicó cuatro meses después.

Los cuentapropistas están preocupados por la influencia que pudieran tener estas opiniones en las altas esferas del gobierno. El Consejo de Ministros, reconoció las insuficiencias en la atención a los interesados en esta alternativa de empleo en los municipios.

“Además se solicitaron documentos no requeridos en la legislación lo que obligo a realizar gestiones adicionales, y hubo dilación excesiva en los trámites para obtener una licencia sanitaria”, consignó la nota de prensa que publicó Granma sobre la reunión del gobierno cubano, este 17 de mayo.

Las críticas del Concejo de Ministros, coincidieron con algunas de las quejas planteadas por cuentapropista en la sección Cartas a la Dirección, donde se publica como promedio 6 o 7 opiniones de los lectores semanalmente. El trabajo por cuenta propia es uno de los más debatidos. Solamente en el presente año, 14 de las 20 secciones publicadas en el diario contiene al menos una opinión sobre el tema.

Laritza Diversent

 

Categorías:Mi Isla

Lectores de Granma arremeten contra revendedores

La sección semanal Cartas a la Dirección del diario oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC), en menos de un mes publicó la opinión de sus lectores en contra de los vendedores de artículos varios de uso en el hogar, la cuarta actividad más solicitada por los cubanos para ejercer por cuenta propia.

“Estos no son cuentapropistas, son revendedores inescrupulosos y estranguladores de la economía de los que trabajan, que se amparan en una licencia que se les ha otorgado y con la cual se sienten con toda la autoridad del mundo para como se dice en buen cubano ‘acaballarnos’ más”, afirmo S.I Chávez Domínguez en una misiva que publicó este 20 de mayo.

Según el criterio del lector no brindan servicio alguno. “Lo que hacen es hacernos mucho más difícil la situación económica pues son personas que no crean nada con sus manos ni brindan un servicio con valor agregado”.

A principios de enero del presente año, el órgano de prensa del gobernante Partido Comunista (PCC), informó que el 4%, aproximadamente 3 mil 336 licencias de la 75 mil 061 aprobadas correspondían a esta actividad. Hasta el 30 de abril se habían otorgado 221 mil 839 mil 728 y 10 mil 187 (4,5 %) correspondían a los comerciantes de artículos para el hogar.

El viernes el 6 de mayo. C. A. Méndez Feliú, apoyó la misiva de García Caballero “me parece muy acertado su planteamiento, solo que no es un mal que padece Holguín sino toda Cuba y aquí en la Habana, es mucho peor”, agregó el lector.

Según datos oficiales antes de ampliar y flexibilizar el trabajo por cuentapropia en octubre del 2010, el sector estaba constituido aproximadamente por 87 mil 889 personas, un 0,78 % de la población. Actualmente ejercen 309 mil 728, cerca de un 2,76 % de los isleños.

La cifra espera incrementarse después que el Consejo de Ministro acordara extender, a todas las actividades, la autorización de contratar trabajadores, la segunda actividad más solicitada después de la de elaborador vendedor de alimento. Le siguen en orden, la transportación de carga y pasajeros y los productores vendedores de artículos varios de uso en el hogar.

En la sección del 22 de abril, J.A. García Caballero, comentó que no entiende que en los puntos de venta llamados “catres” en su ciudad de Holguín, se vendan “productos que se comercializan en las redes de tienda en divisa o mercados estatales”.

Según García los cuentapropistas aumentan, hasta 3 veces, el precio estatal luego convertir el peso convertible a moneda nacional. “Además se tratan de productos que son o deficitarios o han sido rebajados de precio dando lugar al acaparamiento de estas mercancías para su reventa”, comentó.

La legislación les prohíbe vender artículos industriales adquiridos en la red de establecimientos comerciales estatales. Les exige además comercializar sus producciones exclusivamente, con la posibilidad de pactar con sus clientes libremente los precios. Sin embargo, están obligados a mostrar a los inspectores las evidencias de licitud de materias primas, materiales y equipos, que utilizan en su actividad.

Luego la solución de estos vendedores es un mercado mayorista, donde adquirir sus mercancías por cantidad y aprecios diferenciados de los que ofrecen a la población, los mercados estatales minorista, único que legalmente reconocen las autoridades. Un problema, que según se consigna los lineamientos aprobados en el Sexto Congreso el PCC, planea resolverse antes de que concluya el 2015.

Laritza Diversent

 

 

Categorías:Mi Isla

Parlamento cubanos no consultará al pueblo

Un 6,97 % de los cubanos opinaron sobre los lineamientos del Partido, sin embargo, en el proceso de implementación legal de esto, no está previsto que la asamblea consulte al pueblo mediante referendo.

Laritza Diversent

En medio de una crisis y el descalabro del sistema económico, los comunistas cubanos decidieron realizar reformas para “garantizar la continuidad e irreversibilidad del socialismo”. En los debates estuvo ausente la palabra derechos humanos. ¿Será que a los cubanos no les interesa vivir en libertad?

En realidad, los isleños no pudieron incluir en las reformas, temas como la libertad para asociarse, para salir y entrar de Cuba o la iniciativa económica en igualdad de condiciones con el estado. El partido dijo que y como reformar. También mandó a la Asamblea Nacional a transformar en ley, sus decisiones.

En un informe, sacado a la venta en la isla, en la segunda semana de mayo, el Partido Comunista de Cuba presentó los resultados de los debates sobre 219 lineamientos de la política económica y social propuestos, y que después se ampliaron a 313, al ser discutidos “por todo el pueblo”.

Los 1000 delegados del congreso comunistas, que representan aproximadamente el 0,009 % de la población, aprobaron las reformas. Sin embargo, sus principales líderes también lo son de los máximos cargo del gobierno, del estado y también ocupan puestos en el parlamento. No hay duda que sus decisiones tomaran fuerza de ley. Una tremenda demostración de unidad y concentración del poder.

El partido comunista es el único reconocido en el sistema. No participa en las elecciones, pero constitucionalmente, está catalogado como la fuerza dirigente del estado. Con sus casi 800 mil miembros, que representan un 7,14 % de los cubanos, tiene más poder de decisión que la Asamblea Nacional, el órgano que representa y expresa la voluntad de 11,2 millones de habitantes.

Según los datos ofrecidos en su informe, el PCC consultó a mas de 8 millones de cubanos, aproximadamente un 79,6 % de la población total de la isla. Un 33,9 %, de los participantes, levantó la mano, dio su nombre y apellidos; para intervenir en los debates en “reuniones de sus organizaciones de base, centros de trabajo o estudio y las comunidades”

En términos prácticos significa que, un 26, 9 % de los cubanos hablo. Sin embargo solo opinaron 781 mil 644, que representa un 25,8 % de los que intervinieron, un 8,76 % de los participaron en los debates y un 6,97 % del total de cubano. Una verdadera lección de democracia socialista.

Con la primera sección parlamentaria de este año, continuará la tercera fase del proceso de reforma, “la institucionalización”. En sentido estricto y práctico, habría institucionalidad, si antes de implementar legalmente los lineamientos aprobados, la Asamblea Nacional realizara un plebiscito.

La cuestión es si el parlamento considera necesario, realizar un referendo, después de la “consulta Popular” que hizo el Partido Comunista. Hasta ahora no habido una declaración de intención. Todo parece indicar que no.

 

 

 

Categorías:Mi Isla

Partido aprueba lineamientos sobre derechos de los cubanos

Aunque estuvo ausente la palabra libertad, 12, 7% de los lineamentos aprobados por los comunistas, para el quinquenio 2011-2015, se refirieron a los derechos humanos de los cubanos.

Laritza Diversent

Los comunistas aclararon, antes de comenzar los procesos de discusión del proyecto de lineamientos, que estos solo se referirían a la política económica y social, sin embargo aprobaron reformas que afectan el ejercicio de los derechos humanos en la isla.

Cuba es miembro del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas desde el 2006 y hasta el 2012. En febrero de 2008 el estado firmó los Pactos de Derechos Civiles y Políticos y el de Derechos Económicos Sociales y Culturales. Al presente no los ha ratificado.

De los 313 lineamientos aprobados, 40 están relacionados directamente con derechos humanos, lo que representan un 12, 7 %. La mayoría, 36, esta agrupados en el punto número 6, bajo el título “Política Social” y se refieren de forma general, a los derechos socioeconómicos y culturales: salud, educación, empleo, salarios, seguridad social, etc.

El resto, 4, están relacionados con derechos civiles, específicamente la propiedad y la libertad de circulación. Aunque con respecto a este ultimo solo fue una declaración de buenas intenciones. Los comunistas estudiarán una política que permita a los cubanos residentes en la isla viajar como turistas. Dicha posibilidad no implica la eliminación de los permisos de entrada y salida.

Los ideólogos del marxismo-leninismo, advirtieron que no permitirán la concentración de la propiedad en el sector no estatal. El congreso, calificado de histórico, había generado expectativas dentro y fuera de la isla, respecto a la posibilidad de realizar compraventas de autos y viviendas en la isla.

A pesar de que se habló de actualización del modelo económico poco cambio. El sistema continuara basándose en la propiedad socialista de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de producción. No obstante, los cubanos no tienen medios legales para controlar a la administración pública, cuando dispone de los bienes comunes.

El Estado, sin embargo, decide como sus ciudadanos han de disponer de sus bienes personales. Tiene libertad económica para crear y administrar empresa, pero solo permite a sus ciudadanos ejercer de forma individual, el trabajo por cuenta propia, calificados por muchos como la economía de timbiriche.

Aunque se tocó, sin reconocerse, temas de derechos humanos, las reformas fueron poco significativas. Los cubanos continúan teniendo, como única opción, la posibilidad de ser propietarios de una sola casa y necesita autorización estatal para permutarla, arrendarla, donarla o venderla. Tampoco se puede predecir hasta cuándo tendrán que pedir permiso para salir o entrar de su propio país.

 

 

Categorías:Mi Isla

Mi suerte o mi desgracia

En Cuba, normalmente se respiras miedo e inseguridad, pero se lee entre líneas el titulo del editorial de Granma “fabricar pretextos” y los tres últimos párrafos del texto, te aterrorizas. Es fácil cuando deciden no callar más. Difícil es aguantar la presión después que 75 disidentes terminaron en la cárcel por pensar diferente. Una sola razón: Son mercenarios al servicio del imperio.

Luego muere un hombre exigiendo sus derechos tras una huelga de hambre. Hicimos lo posible, pero fue su decisión. Fallece otro en la cama de un hospital tras una brutal golpiza que le propinaron uniformados de la Policía Nacional Revolucionaria. Un pretexto de mis enemigos.

La muerte siempre hace reflexionar. Frente al espejo te dices: “tú también está a expensa del mismo poder que segó la vida de estos disidentes. ¿Qué esperas tú? ¿Cuál será tu suerte? Inmolarte, huir o convertirte en un agente encubierto ¿Qué prefieres?

No es solo el temor de ser condenado a largas penas de encierro. Es el riesgo de morir, lo mismo que por la indolencia, que por los golpes de una turba enardecida o el puño sereno y firme de un agente del Ministerio del Interior. Como si fuera poco, el único diario de tirada nacional, saca a la luz pública tus antecedentes penales.

Lo de menos es que te conviertan en delincuente cuando ya no estás presente para defenderte. Estando en vida poco puedes hacer. Bloguero, periodista independiente, activista de derechos humanos, opositor político o simplemente disidente, no importa lo que hagas mientras calle, pero si hablas te difaman de mercenario.

¿Quién puede protegerte, si el Estado manda, y encubre, a los miembros de sus órganos represores para matar si es preciso, en nombre de la Revolución de su Partido verde olivo? Después tranquilamente dice todos, que tu muerte es un pretexto para promover un conflicto con los Estados Unidos.

¿A quién apelas para exigir justicia? ¿A los tribunales que reciben instrucciones del Consejo de estado? Un órgano político que está dirigido por los líderes del único partido político de la isla. El mismo que amenaza públicamente a los que no comulgan con su ideología, por medio de su órgano de prensa.

A veces sueño con vivir en un país que proteja a sus ciudadanos por encima de parámetros ideológicos, pero parece un imposible y será así mientras el Partido Comunista suplante y dirija al Estado como una marioneta.

Luego mi otro yo pregunta: ¿vale la pena? Pienso en mis hermanos, en mi hijo y los que conozco quiero y admiro, mi respuesta no demora en mi cerebro. No se trata de mí, sino del clima de inseguridad e incertidumbre en que vivimos todos. Mi suerte o mi desgracia es la misma que corren todos los cubanos dentro de esta isla.

Laritza Diversent

 

 

Categorías:Mi Isla

Estado cubano guarda silencio sobre medidas inconstitucionales

El Gobierno extendió autorizaciones para contratar trabajadores, una decisión que violenta la Constitución y que no puede cuestionar ningún tribunal.

Laritza Diversent

El Consejo de Ministro acordó extender, en las 178 actividades autorizadas para el ejercicio del trabajo por cuenta propia, la autorización para contratar trabajadores. La medida fue anunciada por el Diario Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, el pasado 17 de mayo, durante la reunión ampliada del gobierno cubano, para actualizar el “Plan de la Economía del 2011″.

el acuerdo del Consejo de Ministros violenta e irrespeta preceptos de la Constitución Estatal, que reconocer a los cubanos el derecho a usar, disfrutar y disponer de sus bienes personales, también les garantiza la propiedad sobre los medios e instrumentos de trabajo personal o familiar. Sin embargo prohíbe la contratación de mano de obra asalariada.

Incluso otras leyes del sistema jurídico también se violentan. La contratación de la fuerza de trabajo es considerada por el código penal, como un delito que conlleva pena de hasta 3 años de privación de libertad y/o multa de hasta 25 000 pesos moneda nacional.

Un punto silenciado de vital importancia para el sostenimiento del ‘Estado de Derecho’. Más en Cuba, donde ningún tribunal de justicia puede decidir en materia de constitucionalidad de las leyes o condicionar y orientar las acciones de gobierno y la legislativa.

En la Isla, la función judicial está a cargo del Tribunal Supremo Popular, pero es el parlamento decide sobre la constitucionalidad de las leyes que el mismo emite, de los decretos leyes, decretos y demás disposiciones generales y revoca además las disposiciones jurídicas que contradigan la ley suprema nacional.

La facilidad con que se adoptó la medida, aun cuando es inconstitucional, y el silencio del gobierno al respecto, genera recelos; porque afectada la eficacia y supremacía de la Carta Magna cubana y el ejercicio de los derechos fundamentales reconocidos en ella.

Una reforma constitucional, ofrecería garantías a los ciudadanos que decidan ejercer este derecho, al impedir formalmente nueva restricción sobre los mismos por libre voluntad política.

Se teme que en un futuro, el gobierno vuela a prohibir la contratación de fuerza de trabajo o le interés frenar el auge del sector, como ocurrió a finales de los 90, cuando comenzaron a congelarse el otorgamiento de licencias para ejercer como cuentapropista.

Según datos oficiales, desde 1993, que se autoriza la actividad, hasta poco antes de ampliar y flexibilizar el trabajo por cuentapropia en octubre del 2010, el sector estaba constituido aproximadamente por 87 mil 889 personas, un 0,78 % de la población. En 6 meses la cifra se triplicó. Actualmente ejercen 309 mil 728, cerca de un 2,76 % de los isleños.

En medio de la restructuración económica aprobada en el Sexto Congreso del Partido Comunista, el trabajo por cuenta propia, se convirtió en la única actividad económica que puede ejercer individualmente los cubanos dentro de la isla.

También constituye una alternativa de empleo. Desde octubre del años, al cuentapropismo se sumaron casi 222 mil cubano, de los cuales el 68 %, no tenía vínculos laborales con el único empleador legal reconocido hasta octubre de 2010, cuando se amplio y flexibilizo el trabajo por cuenta propia.

Aunque la decisión representa un beneficio para el sector, su legitimidad lleva implícita una reforma constitucional y legal. El parlamento, el órgano que supuestamente expresa y representa la voluntad del pueblo, tiene la responsabilidad de defender la eficacia y supremacía de la Carta Magna cubana y garantizar los intereses y derechos de los cubanos.

 

Categorías:Mi Isla
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.198 seguidores