Archivo

Archive for 29 septiembre 2011

El Gobierno cubano autoriza la venta de carro

29 septiembre, 2011 6 comentarios

 

El martes 27 el gobierno publicó en la Gaceta Oficial de la República un paquete legislativo que regula la compraventa y donación de autos entre particulares. La nueva legislación entrara en vigor el próximo 1ro de octubre.

Categorías:Mi Isla

Una piedra en el zapato

18 septiembre, 2011 18 comentarios

Laritza Diversent

No quiero convencer a nadie de que cuba es un infierno. Ni cambiar la opinión de aquellos que la imaginan como un paraíso. Sin embargo, me molesta leer en la prensa nacional que en Washington se implementas medida para recrudecer el bloqueo.

No soy política, pero cada día amanece para mi lleno de vicisitudes con el transporte, los alimentos, las medicina, etc. Todo es un problema y no creo que el responsable sea el embargo norteamericano, aunque si es la justificación perfecta.

después de 50 años, la medida norteamericana se convirtió en política y es una medida política, no económica. En las tiendas de recaudación de divisas hay productos norteamericanos y Cuba exporta alimentos también de ese país. Sin embargo, la cosa sigue estando mala por culpa del bloqueo, por lo menos es lo que a diario se lee en la prensa nacional.

Por otra parte, el ciudadano común no siente el embargo a pesar de vallas propagandísticas que le recuerdan que, en una semana sin bloqueo, se pueden comprar 11 locomotoras. Todo eso es intrascendente cuando busca que poner en la mesa, o intenta evadir la persecución policial, por una libra de café y dos de queso.

Hay una sola verdad, el embargo no ha logrado la caída del régimen comunista y su eliminación tampoco supone la desaparición de las inconformidades sociales. Lo triste es que ambos gobierno lo han tomado como una carrea de resistencia, pero la factura la pagan otros.

Alan Gross, el subcontratista norteamericano, intento poner su granito de arena en mejorar las comunicaciones de cuaba con el exterior, un gesto que se valora y agradece. Sin embargo, eso no es suficiente, cuando enfrenta una condena en Cuba. Uno de los tantos resultados del diferendo político entre Cuba y Estados Unidos.

Si quieren saber lo que pienso, estoy a favor de la eliminación del embargo o por lo menos las normas que lo agravan. Lo considero que es una medida ineficaz, aunque reconozco que las personas a las que el gobierno cubano confiscó sus propiedades dentro de la isla, merecen una justa indemnización.

Es hora de hacer propuestas y negociar, si verdaderamente se piensa en el futuro de Cuba. Esta el momento y la oportunidad. La popularidad del líder carismático esta en el suelo, la economía socialista en bancarrota y no hay forma de satisfacer las demandas sociales.

Solo falta que desaparezca “la amenaza externa”, para que los cubanos actúen por sí solos, no manipulados por el hambre. En vano piensan aquellos que, una agravación del bloque, nos hará salir con los calderos para la calle. Si antes no sucedió, ahora menos.

Es cierto, posiblemente el gobierno de la isla, después de una hipotética eliminación del embargo, mantendrá los permisos de salida, continuara deportar a los orientales para sus provincias, ni nos permitirá invertir en la economía en igualdad de condiciones, como si lo hacen los extranjeros.

Tampoco dejará de reprimir a todo el que se oponga a sus políticas. En fin, no habrá más libertades. Sin embargo puede desaparecer el bloque informativo, los cubanos podrían tener más contacto con el exterior, y sobre todo, no habrá justificación, para esos dirigentes que durante 50 años le echan la culpa al bloque de su fracaso.

Es hora de pensar con los pies en la tierra, principalmente aquellos que han viven del otro lado del mar, bajo una democracia. No es justo que hagan política con nuestra infelicidad. El embargo es una piedra en el zapato, para la transición.

 

Categorías:Mi Isla

Ministerio del Interior autoriza salida del país, de sospechosa de asesinato

15 septiembre, 2011 4 comentarios

Laritza Diversent

MININT mantiene por bajo prisión a 6 personas por un supuesto delito de asesinato mientras deja escapara a la testigo presencial y principal sospechosa del caso.

Leonardo Rodríguez, Pedro Valerino, Jesús Daniel Forcade, Ramón Hechavarría, Leonardo Limonta y Juan Enrique Galindo, fueron detenidos entre octubre y noviembre del 2010, por el asesinato del joyero, Humberto González, en la madrugada del 14 de septiembre de ese año. Al presente, el caso sigue en proceso instructivo.

La fiscalía decidió aplicar la medida cautelar de prisión provisional, porque supuestamente ocasionaron, al joyero lesiones que desencadenaron en su fallecimiento. No obstante, la muerte fue violenta, provocada por asfixia mecánica, por presión sobre el cuello y obstrucción de los orificios nasales y la boca, según certificó Medicina Legal.

Según la hipótesis de las autoridades, los sospechosos robaron en la vivienda del señor González Otaño con el rostro cubierto, mientras este dormía junto a su esposa, Esther Fernández Almeida. Después de hacerlo confesar donde guardaba el dinero y las joyas, se marcharon dejándolos encerrados en la vivienda.

La esposa del orfebre no pudo identificar a los dos agresores que penetraron en su vivienda, vestidos con ropas oscuras, mascaras y guantes. Según sus declaraciones, entre los objetos sustraídos se encontraban 5 sortijas, 3 cadenas y 2 pulsos todos de oro 18 quilates, además de dinero en moneda nacional, pesos convertibles y dólares norteamericanos, sin poder precisar cifra exacta.

No obstante ser la única testigo presencial de los hechos y la última persona que vio con vida al joyero asesinado, las autoridades le dieron a Fernández Almeida, un permiso para salir del país, el pasado 23 de marzo, hacia España.

Humberto González Otaño, se dedicaba a comercializar joyas, cambiar pesos convertibles por dólares norteamericanos y guardaba elevadas sumas de dinero y prendas, en su casa sita en San Miguel del Padrón. Según declararon los detenidos, era conocido en La Habana como el hombre que mejor pagaba el oro.

Según consta en el Expediente de fase preparatoria a cargo de la División de investigaciones criminales y Operaciones (DIVICO), conocido como 100 y Aldabó, en el capitalino municipio de Boyeros, los detenidos confesaron que planearon, y en dos ocasiones intentaron, robar en casa de Tarzán, apodo con el que conocían al joyero, pero desistieron.

Tampoco existe evidencia física que ubique a los sospechosos en la escena del crimen. No obstante las autoridades los mantienen bajo prisión provisional, aun cuando los actos preparatorios a la ejecución de un delito y el desistimiento, según el Código Penal cubano, no son sancionable.

La mayoría de los encausados residen en Mantilla, barrida marginal y de alto índice de peligrosidad del periférico municipio Arroyo Naranjo, el más pobre de la capital cubana. Sus Familiares protestan porque las autoridades no tienen prueba que destruyan la inocencia de estos, y afirman, que los mantienen bajo prisión, por tener antecedentes penales en delitos de robo con fuerza.

A pesar de que la prolongación excesiva de la detención preventiva afecta la presunción de inocencia y lesiona el derecho a la libertad personal, en la legislación cubana no existen plazos máximos establecidos para mantener en prisión a una persona durante el desarrollo de un proceso penal.

Una de las madres de los detenidos, presentó escrito de quejas ante el Ministerio Fiscal y del Interior y el órgano de justicia en la capital. Recibió respuesta del Tribunal de la Habana, que se reconoció incompetente para conocer el asunto, porque el caso aun se encontraba bajo proceso instructivo.

El gobierno cubano irrespeta las garantías del debido proceso, mientras sus ciudadanos carecen de recursos legales efectivos para defenderse del exceso de poder de las autoridades, más cuando en Cuba, ningún tribunal tiene jurisdicción para conocer asuntos de materia constitucional, aun cuando se trate de violación de los derechos humanos.

Categorías:Mi Isla

El embargo y la parte que nos toca.

12 septiembre, 2011 10 comentarios


Laritza Diversent
La política norteamericana vuelve al debate. Por la parte que le toca, la disidencia cubana se divide en los que están a favor y en contra del embargo. Cada cual aporta sus razones, pero pocos se ponen a pensar en las ventajas que representa la eliminación de la medida norteamericana, en la preservación de su libertad personal.
Es difícil que un disidente ignore la vigencia de la Ley Mordaza, la No. 88 y que protege “la Independencia Nacional y la Economía de Cuba”. La norma que sanciona los “hechos dirigidos a apoyar, facilitar o colaborar con los objetivos de la Ley “Helms -Burton”, el bloqueo y la guerra económica”.
Significa entonces que la eliminación de la ley Helms -Burton dejaría sin fundamento a la norma que considera toda declaración o actividad que cuestione las políticas comunistas dentro de la Isla, como subversiva y perturbadora al orden público, promovida y estimulada por el gobierno de Estados Unidos.
Acciones tan sencillas como hablar, vía telefónica, con la emisora radio Martí, reportar un hecho acontecido dentro de la Isla, opinar sobre políticas gubernamentales, publicar en un diario extranjero o participar en una manifestación pacífica, son causas suficientes para sufrir entre 2 y 15 años de prisión y/o multas entre 50 mil y 250 mil pesos.
La sanción puede aumentar hasta 20 años, entre otros motivos, si se utilizan o aceptan recursos financieros procedentes del país norteño o las autoridades cubanas consideran que el hecho puedo causar perjuicios a la economía nacional o si, el Gobierno norteamericano, adopta represalias contra entidades, cubana o extranjera, o contra alguno de sus dirigentes o familiares.
Al parecer el tiempo que sufrieron prisión 75 disidentes, víctimas de la aplicación de esta ley, no ha sido suficiente, para entender que es el momento de tomar decisiones sobre el embargo, pensando en el pueblo cubano y no en su gobierno. Se agradece la presión y solidaridad internacional, pero eso no evitara que en el futuro más disidentes sufran cárcel por el mismo motivo.
También hay sanciones para aquellos que distribuyan medios financieros, materiales o de otra índole, procedentes de de Estados Unidos, incluyendo los europeos que se solidarizan con nuestra causa y que para el gobierno cubano, también contribuyen con la política norteamericana.
El caso de Alan Gross demostró que, incluso activistas de los derechos humanos, corren riesgos cuando entran a la isla para ayudarnos. No comprendo las posiciones encontradas. ¿Será que hacen falta más encarcelados?
Puedo entender que los que están afuera, deseen con ansia la llegada de la democracia a Cuba, incluso que es fácil pedir un reforzamiento de las medidas del embargo, si no es uno el arriesga el pellejo. A los que no comprendo son a los que están adentro y piden lo mismo. ¿Será que quieren convertirse en héroes o heroínas? Por la parte que me toca, prefiero la libertad en todo el sentido de la palabra y estar presente cada vez que mi hijo me necesite.

Categorías:Mi Isla

Cuba: Ley Mordaza

5 septiembre, 2011 4 comentarios

Laritza Diversent

En la primera, de las dos sesiones anuales de la Asamblea Nacional, realizada en los días finales del pasado julio, la comisión parlamentaria de Relaciones Internacionales acordó encomendar a su homóloga de Asuntos Constitucionales y Jurídicos, una agravación de las medidas contenidas en la ley No. 88.

La Ley Mordaza, como se conoce internacionalmente esta disposición legal, fue puesta en vigor por la Asamblea Nacional el 16 de febrero de 1999, con el objetivo de proteger la independencia y economía de Cuba.

Los delitos previstos en esta ley, sanciona hechos que, según el gobierno cubano, están dirigidos a apoyar los objetivos de la Ley “Helms -Burton” y el bloqueo económico, quebrantar el orden interno y liquidar el Estado Socialista.

De forma general considera delito colaborar por cualquier vía con emisoras de radio o televisión, periódicos, revistas u otros medios de difusión foráneo y no se ostente la condición de reportero extranjero acreditado en la isla.

Igualmente considera una infracción acumular, reproducir, difundir materiales considerados por el gobierno cubano como subversivo o los introduzca en la isla, procedente de Estados Unidos o le proporcione a entidades privada o públicas de este país, cualquier tipo de información.

También sanciona promueva, organice, incite o perturbe el orden público o la ejecución de estos hechos, reciba o distribuya medios financieros, materiales o de otra índole, procedentes del país norteño o de un tercer Estado que colabore con él.

En 9 de sus 12 artículos, se recogen infracciones penales con sanciones de privación de libertad entre 2 y 15 años y/o multa de 3 mil a 250 mil pesos cubanos. La sanción puede aumentar

Hasta 20 años privación de libertad, si en los hechos participan dos o más personas; o se realiza mediante remuneración o cualquier beneficio o empleando medios ilícitos.

También se agrava la pena si perjudican las relaciones económicas del Estado cubano, o de entidades nacionales o extranjeras, tanto estatales como privadas o el Gobierno norteamericano, adoptan medidas contra estas o contra alguno de los dirigentes comunistas o sus familiares.

Categorías:Mi Isla
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.199 seguidores