Inicio > Mi Isla > Inviolabilidad de domicilio

Inviolabilidad de domicilio

Yaremis Flores

Son las seis de la tarde. Paula toma su merienda frente al televisor; mientras disfruta sus animados favoritos. De pronto tocan a la puerta tan fuerte que derramó el refresco y corrió a abrazar a su mami.

Orisel, su papá, abrió molesto la puerta y se sorprendió al ver a su Jefe de Sector con un documento en manos, que lo autorizaba a registrar su domicilio. Sin apenas tener oportunidad de verificar el escrito, entraron otros dos agentes buscando, como lobos hambrientos a su presa.

-¿Pero qué buscan?, preguntó Orisel.

-“Algo de procedencia ilícita”, respondió el agente actuante.

Sucede que con una superficialidad espantosa Orisel ha sido encasillado por su Jefe de Sector, en las categorías de “delincuente”, “sospechoso” y “peligroso”. Aunque parezca una escena de novela, secuencias como ésta ocurren a menudo, constituyendo una franca vulneración de la garantía constitucional de inviolabilidad de domicilio.

Esa tarde, los policías se llevaron hasta la alcancía de Paulita, además de una computadora por no tener el certificado de propiedad.

Según lo regulado en la Ley de Procedimiento Penal el objeto del registro debe ser específico, y no la habitual coletilla de “ocupar bienes de procedencia ilícita”. Además, el mero hecho de poseer un objeto sin su título de propiedad, no constituye delito alguno.

Es la autoridad que ostenta la carga de la prueba la encargada de probar si el bien es de procedencia lícita o no, ya sea por ser fruto de otro delito como Robo, para citar un ejemplo. De lo contrario se presume la titularidad legítima de su poseedor.

 

About these ads
Categorías:Mi Isla
  1. 26 enero, 2012 en 4:01 AM

    Tu misma lo has dicho, Laritza, en Cuba no hay leyes.

  2. 26 enero, 2012 en 1:33 AM

    Aproximadamente en el año 90, alquilamos un apartamentico mi novio y yo. Era realmente un cuartucho por Marianao bien metido, pero nos parecía el paraíso.

    Un día pasó un civil y me preguntó por el dueño. Le respondí que no sabía. Y cerré la puerta.

    Como a los tres días, al amanecer, nos cayeron. Hicieron un gran despliegue, patrullas incluidas.

    El tipo de civil venía guiándolos. Hablamos a través de la ventana. Y casi podría reconocer su cara si lo vuelvo a ver. La cosa es que venían buscando al dueño.

    Me planté y dije que solo abriría la puerta si venían con dos vecinos.

    Entre una cosa y otra terminó de salir el sol y vinieron varios vecinos.

    Finalmente permití el registro, no encontraron nada. Entonces el civil no hayaba explicaciones para darle al uniformado. Jamás olvidaré sus palabras. Se excusaba diciendo cosas como que yo lo había tratado “muy seco”…

    Me pregunto, ¿No tienen un manual de procedimiento los chivatos?

  3. Rogelina
    25 enero, 2012 en 1:02 PM

    Pasan los anos y pero la tenacidad de la tirania se perpetua por generaciones en la categoria de Jefe e Sector…Hasta cuando ?????? Dios mio, Hasta cuando????

  4. Miriam
    23 enero, 2012 en 8:36 PM

    te apoyamos, Laritza, como siempre

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.198 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: