Archivo

Archive for the ‘Artimañas comunistas’ Category

No habrá polémica, solo es demagogia

Las reuniones todos los sectores sociales del país para definir como debe ser el modelo económico del futuro, es calificado por Granma como un hecho sin precedentes e improbable en el mundo contemporáneo.

El órgano oficial del Partido Comunista de Cuba esta entregado en cuerpo y alma a hacernos sentir que vivimos en otro planeta y galaxia. A veces me cuesta trabajo entender la forma de expresión de los socialistas cubanos. ¿Es ironía o simple burla? no me cabe en la cabeza llamarlo ingenuidad.

¿A quién se le ocurre mencionar la palabra definir para caracterizar el supuesto debate de los lineamientos económicos del socialismo cubano para los próximos 5 años? Hay que ser muy demagogo para afirmar que se analizan las políticas propuestas por los dirigentes políticos.

Sería muy iluso y exagerado afirmar, que el 15 % de los lineamientos serán redefinidos tras los debates con la población, en un sistema donde prima la planificación y control estatal, donde el único actor económicos favorecido es el Estado y sus empresas socialistas.

Asumamos los lineamientos en su formulación actual con vocación autentica y radicalmente revolucionaria como aconseja Granma en sus trabajos propagandísticos del VI congreso del PCC. Tomemos dos puntos de los lineamientos: No se permitirá la concentración de propiedades en personas naturales y jurídicas del sector no estatal y se aplicará mayores gravámenes a los ingresos más altos

Pensemos en el problema: la isla necesita la recuperación económica y los cubanos quieren cambios, por ejemplo libre empresa y supresión de la doble moneda. La lógica dice que si en el sector estatal sobra más de un millón de trabajadores, que en las nuevas circunstancias deben vivir por cuenta propia, la administración debe dar ventaja y facilidades a los nuevos actores que tiene la responsabilidad de generar empleos e ingresos de los que dependerán numerosas familias.

Los lineamientos desconocen esos aspectos. Al contrario, contiene trabas que impiden el desarrollo económico y el progreso social de los propios cubanos. Si preguntan por los resultados, de cara al debate público, veo infinidad de procesos judiciales por evasión fiscal, a la corrupción engordando sus tentáculos y a la administración confiscando por enriquecimiento ilícito.

Ninguno de estos temas estarán en la agenda de los dirigentes comunistas el próximo abril, fecha en que planea celebrarse el VI congreso del Partido. Las políticas están definidas según los intereses de los que hoy dirigen y controlan el país. Incluso la mayoría fueron recientemente adoptadas normas legales por el Consejo de Estado.

En fin, lo vivido hoy por la sociedad cubana se parece a una vulgar obra de teatro, donde la mayoría contempla la obra, como simples espectadores. Si, es improbable que en otra parte del mundo, el destino de más de once millones de personas, dependa de la voluntad de unos pocos. Sin dudas, no habrá polémica, solo demagogia.

Precio y garantías de los cuadros gubernamentales

Un cubano sabe que aparentar ser incondicional con las ideas revolucionarias y dar el paso al frente, a cada llamado, es mejor que criticar. La calle esta mala, pero siempre se pasa mejor si en tu aval consta que eres miembro las organizaciones políticas y de masa, principalmente del Partido Comunista de Cuba (PCC).

Si tienes cargo mejor todavía, eso aumenta las posibilidades de escalar en la esfera jerárquica y la formación como cuadro gubernamental. Si el momento histórico exige cumplir con una tarea, hay que asumir. No importa que no tengas la menor idea de cómo se dirige una empresa o un ministerio. Si te estresas y te falta el aire en las alturas siempre tienes opciones.

Raúl Castro dijo, en su última intervención ante el Parlamento cubano, que “hoy el verdaderamente revolucionario es el cuadro que a cualquier nivel” renuncia cuando “se sienta… incapaz de ejercer su cargo a cabalidad o cumplir con las nuevas orientaciones”. Dijo también que estamos en época de reforma y la oposición, ya no representa contrarrevolución.

Por supuesto, no es bueno confiar demasiado. El máximo representante del gobierno también dijo: “el que cometa un delito en Cuba, con independencia del cargo… tendrá que enfrentar las consecuencias de sus errores y el peso de la justicia”, pero hasta hoy, ninguno de los destituidos respondió ante los tribunales. Es más segura la destitución por incompetencia, que la renuncia por desacuerdo en las con las políticas.

Del mismo modo se pueden oxigenar los pulmones y resistir hasta terminar la reparación de la casa. En el cumplimiento de la tarea no todo es sacrificio, se hacen amistades y el que tiene amigo tiene un central. El cargo sirve lo mismo para viajar al extranjero, que para conseguirle una beca en Alemania al niño.

También se puede abrir una cuenta en suiza y si alguien pone en duda la integridad moral, no hay problema, no serás el primero. La ofrenda de chivos expiatorios es cíclica. No mal interpreten, no es ensañamiento. Es lógico que, si todo el mundo roba cada cierto tiempo ruede alguna cabeza. El estancamiento de la economía y el atraso económico es responsabilidad de alguien ¿Cuando se ha visto que las culpas caen al suelo?

El proceso es duro, pero no trasciende al plano personal ni tiene mayores consecuencias. Es más fácil terminar en prisión por no trabajar, que por omitir o alterar algunos datos en los informes financieros. Los hechos no pasan de un juicio político. Incluso, si se reconocen los errores y asumes una actitud correcta, entiéndase aguantar unos cuantos insultos, podrás mantener tu condición de militante del partido.

Mira el ejemplo de Jorge Luis Sierra y Yadira García, uno ministro del transporte, la otra de la industria básica. Ambos se tomaron atribuciones que no le correspondía y que le condujeron a serios errores en la dirección y hoy están ubicados en trabajos afines a sus respectivas especialidades, por lo menos eso fue lo que dijo Raúl.

Lo más malo que soportaron fueron severas críticas en sendas reuniones conjuntas de la comisión del buro político y el comité ejecutivo del consejo de ministro, que dicho sea de paso los miembros de un órgano, lo son del otro.

Yadira García, por ejemplo, tuvo un pésimo trabajo al frente del ministerio, principalmente un débil control sobre los recursos destinado al proceso inversionista, propiciando el derroche de estos. Si hubiese cometido esas faltas como directora de una empresa de base, la cosa fuera diferente. Hoy estuviera a disposición de la fiscalía y acusada de un delito de uso indebido de recursos financieros y materiales.

No importa si fue por fraude o por inexperta, la ley es clara y sanciona al que desempeñe la administración y dilapide, o dé lugar a que otro dilapide, los recursos financieros o materiales. La pena aumenta si se producen perjuicios económicos de consideración ¡Pero como García Vera es amiga personal de Raúl!

No hay comparación, siempre será mejor explotar arriba y que abajo. Se tiene la seguridad que nadie sabrá realmente las faltas cometidas. La prensa cubana es oficial no amarilla, el código de ética no les permite atender a los rumores de pasillo, mucho menos si se trata de un dirigente. Esa es el precio y las garantía de ser un cuadro del gobierno.

Laritza Diversent

Inmunidad política


La justicia revolucionaria es extremadamente rigurosa: sanciona como salida ilegal, los planes para secuestrar una embarcación. La ley también lo es: el castigo es más severo para quien mata una vaca, que para quien comete un homicidio. Sin embargo, la intransigencia se deja a un lado cuando se trata de faltas cometidas por cuadro del gobierno.

Raúl Castro, en su última intervención ante la Asamblea Nacional reconoció que “algunos compañeros sin un propósito fraudulento aportan informaciones inexactas de sus subordinados, sin haberlas comprobado y caen en la mentira inconscientemente”. “Esos datos falsos nos pueden conducir a decisiones erradas con mayor o menor repercusión en la nación”, argumentó.

El máximo Jefe del Estado y Gobierno cubano, prefiere la renuncia de los cuadros a cualquier nivel, cuando se sienta incapaz de ejercer su cargo a cabalidad, antes que destituirlos por no cumplir sus orientaciones. Precisamente una nota característica de su gestión gubernamental, una de la más inestable de los últimos tiempos, es la destitución de ministros, casi todos por incompetencias.

Más de 20 ‘cuadros’ fueron removidos de sus puestos en el gobierno, entre los que se puede mencionar Carlos Lage, Felipe Pérez Roque, Rogelio Acevedo, Juan escalona, Carlos Valenciaga, Marta Lomas Morales, José Ramón Balaguer, Otto Rivero, Ulises Rosales del Toro, Pedro Sáez Montejo, Yadira García Vera, José Luis Sierra Cruz, etc.

Todos fueron sometidos a juicios ante el Buro político del Partido Comunista de Cuba (PCC), pero ninguno puesto a disposición de los tribunales. El Código Penal sanciona, al que por razón del cargo, este obligado a dar información, oculte u omita datos o no los compruebe. La sanción se agrava si se ocasiona perjuicios a la economía nacional. No importa, si hubo o no propósito fraudulento o impericia. La ignorancia de la ley no exime de su cumplimiento.

Incluso la generación histórica, la dirigente, esta fuera del alcance de la ley. Ningún órgano de justicia tiene potestad para cuestionar los innumerables y reconocidos errores en la dirección del país, a pesar de los resultados. Hoy la economía cubana está al borde de un colapso.

Es la propia ley la que los pone fuera de su alcance de la justicia, lógico la crearon ellos. Los tribunales necesitan autorización para investigar y proceder contra los miembros del Buro Político PCC, el presidente, vicepresidente y secretario de la Asamblea Nacional, miembros del Consejos de Estado y de Ministro. Así lo dispone la Ley de Procedimiento Penal.

Por el contrario la dirigencia histórica, se sienten con el derecho que les da su “autoridad moral” para corregir los errores cometidos en “estas cinco décadas de construcción de socialismo en Cuba”. Gozan de ese privilegio gracias a que los tribunales en la isla están subordinados constitucionalmente a un órgano político, el consejo de estado.

La dependencia de la justicia a la política, permite a los dirigentes históricos convertir sus criterios personales en ley, imponer absurdas normas de comportamiento a la ciudadanía y castigar severamente a quien oses desafiarlos. Sobre todo les asegura, la inmunidad política, no solo a ellos también a toda su camarilla.

Laritza Diversent

Reuniones de debates, eficaz método de consulta popular

“Debates masivo de los lineamientos aporta enorme y rico caudal de argumentos”, comentó Esteban Lazo, miembro del Buro Político del Partido Comunista de Cuba (PCC), al intervenir ante el Consejo Nacional de la Unión Nacional de escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Informó Granma este 13 de enero.

El Vicepresidente del Consejo de Estado, afirmó además, que era muy difícil llevar adelante las transformaciones propuestas sin el consenso y opiniones de todos. Según el diario, se habían celebrado en el país más de 55 mil “reuniones de debates”, aproximadamente un tercio de las planificadas.

Asistí, el pasado 7 de enero, a la de mi centro laboral, como trabajadora de la Dirección Municipal de Justicia de Arroyo Naranjo. Lo inquietante del procedimiento no estaba en las opiniones, sino en el método de recepción de las mismas.

La reunión, sin asunto, había sido anunciada tres días antes y programada para las 4 de la tarde, media hora antes de acabar la jornada laboral. Los comentarios de pasillos empezaron a rodar y los temores afloraron. Todos estaban a la expectativa, pensaban que se trataría del tema de los disponibles.

A la hora y lugar acordado, un salón estrecho y donde la mayoría estaba de pie, comenzó el mitin. Una señora con unas pronunciadas uñas acrílicas, que decía ser miembro del PCC y anfitriona del evento, comunicó, en ese instante, el tema a debatir: los lineamientos económicos del próximo quinquenio. Estaban seguros que si el delicado asunto era relevado antes, no cumplirían con la estadística de asistencia.

Mientras cada uno de los participantes dejaba consignado en un papel sus generales y firma, la partidista explicaba la forma en que se desarrollaría la reunión. Analizaría el documento por capítulos y luego el que quisiera opinar, levantaba la mano, daba su nombre y apellido, y el número del lineamiento que quiere discutir.

“No tengan miedo en decir lo que piensan, todos los planteamientos serán escuchados”, decía. “Las actas se meterán en una computadora y se mandaran en mensaje cifrado y codificado al Consejo de Estado, para que no caiga en manos del enemigo”, argumentó, como si las telecomunicaciones en Cuba estuvieran tan desarrolladas y alcance de todos, y las informaciones sustraídas fácilmente.

Me quede atónita y con ganas de reírme ¿Era ficción o nos quería hacer sentir el ombligo del mundo? Los vicios del socialismo cubano son difíciles de erradicar. Aun sus fieles no han interiorizado las palabras de Raúl en su más reciente discurso y asignatura de obligado de estudio, cuando se confesó luchar contra el secretismo estatal.

Mientras la señora chocaba sus dedos contra la mesa, mi subconsciente procesaba la información que veía y escuchaba. ¿Su salario le alcanzaba para mantener tan hermosas sus manos? Las uñas acrílicas cuestan, en el mercado informal, 200 pesos moneda nacional (8 CUC) ponérselas, rellenarlas periódicamente 100 (4 CUC). Su militancia en el partido no iba en consonancia con sus atuendos ni con el mensaje que intentaba trasmitir, sentencie.

“Nombre y apellidos… enviar la información cifrada ¿Necesitaba saber quien opinaba o lo que pensaban los trabajadores?”, me pregunté. En esas condiciones, el que sabe lo que le conviene, medirá el alcance de sus palabras, más cuando después de esta asamblea viene la de declaración de disponibles. ¿Esa es la forma en que propician el debate y las opiniones divergentes?

Si realmente quisieran el consenso y opinión de todos, realizarían un referendo constitucional como legalmente exigen las nuevas transformaciones. En una jornada y con una pregunta, sabrían cuantos cubanos apoyan la actualización del modelo económico. Claro, las condiciones económicas del país no soportan ese procedimiento.

Las reuniones de debates son más confiables y de probada eficacia. Fue el método utilizado cuando aumentaron la edad de jubilación. Una situación similar ocurrió en Francia, las protestas crearon una crisis gubernamental. En Cuba, los trabajadores salieron el primero de mayo a dar su apoyo a la Revolución.

En la propaganda política igualmente se les puede llamar mecanismo de consulta popular. Sin contar que son una sutil forma de controlar la ciudadanía y acallar opiniones. Incluso les permite predecir los resultados y el titular del diario Granma “El pueblo de Cuba unánimemente aprueba los lineamientos”.

Laritza Diversent

Categorías:Artimañas comunistas

Silencio de complicidad

 

Transcurrieron los días y los medios de comunicación oficial de la isla no dan noticia respecto a los últimos acontecimientos ocurrido con uno de sus cinco héroes, Gerardo Hernández Nordelo. El panorama es insólito, demasiado silencio para tratarse de la causa de los cinco.

Ni la mesa redonda ni Granma se han pronunciado sobre la contradictoria declaración de Gerardo, un hombre que según el gobierno, sacrificó los mejores años de su juventud para salvar a su pueblo. Ni tanto, mas sacrificada es la misión de los médicos cubanos en Venezuela.

Esa, tampoco es una inmolación, si se compara con el premio de poder adquirir una vivienda y los insumos necesarios para amueblarla. Hecho casi imposible de lograr dentro de la isla. No son pocos los cubanos, más los jóvenes, que desean una misión en el imperio más rico y prospero del planeta.

Sacrificio es permanecer en prisión cargando las culpas de otros, que disfrutan de plena libertad. No obstante los cinco asumieron los riesgo, también le toca cargar con las consecuencias. A pesar del la mudez de la isla, no creo que los hechos los haya tomado por sorpresa. Más bien el gobierno sabía cuál sería la declaración su mayor Avispa.

La contradicción entre las declaraciones de Gerardo y la posición del gobierno cubano respecto al derribo de dos avionetas de la organización Hermanos al Rescate en 1996 y que cobró la vida de cuatro personas, parece más bien una última jugada para intentar reducir la condena del espía jefe, condenado a dos cadenas perpetuas mas 15 años de privación de libertad por conspirara para cometer asesinato.

La sentencia fue ratificada por la Corte de Apelación del Onceno Circuito de Atlanta. Según Granma en su publicación el 20 de agosto de 2010, esta “supuso una evidencia, no demostrada”. No hay dudas que sabían cuál sería el nuevo alegato de la defensa. Reconocer que las aeronaves fueron derribadas en aguas internacionales y que él no sabía las intenciones al respecto, del gobierno de la isla.

Sin embargo, no parece que haya un divorcio entre el espía y sus jefes. Desde hace meses esperaban el pronunciamiento del gobierno norteamericano respecto a la petición de habeas corpus a favor de Gerardo. Recursos extraordinario establecido en la ley norteamericana para los casos cerrados como el de Hernández Nordelo.

Así lo hizo saber Ricardo Alarcón de quesada, presidente de la Asamblea Nacional, quien tiene asignada la tarea gubernamental de cacarear la causa de los cinco en cada escenario internacional que pisa. El mismo que llama inmoral al gobierno norteamericano, pero representa a uno, que no tiene escrúpulos en asesinar a sus contrarios.

El silencio sobre las declaraciones de Gerardo no es de sorpresa, más bien es complicidad. Sin embargo, el pueblo de Cuba permanece ajeno a los hechos, a pesar de ser el que paga los gastos de la campaña propagandista, que incluye coloquios internacionales y los 111 comités por la liberación de los cinco, creados por todo el mundo.

Categorías:Artimañas comunistas

Sueños que cuestan

25 diciembre, 2010 6 comentarios

José a sus 35 años sueña con manejar un Audi descapotable color plateado. Tiene los ojos abiertos, no le fue difícil regresar cuando su ventilador se detuvo por el apagón. El calor de la noche puso en actividad su cerebro. Pensaba en una solución para sus problemas existenciales.

Quería prosperar económicamente, pero convencido de que, cualquier cosa que inventara, lo llevaría la ilegalidad, y con ella, la posibilidad de ir a prisión. “Si fuera mexicano, arriesgaría mi vida cruzando la frontera”, dijo para sí mismo. Pero estaba en Cuba, un país que regula con rigor, la salida del país.

Ideo un plan atravesar el mar de 90 millas que lo separaba del sueño americano. Construir una embarcación rustica a la que el gentilmente llamó bote. Invitó a sus dos mejores amigo a participar de su empresa. Cada uno buscó dos tanques de hierro (55 galones), de los que comúnmente la población almacena sus reservas de agua.

Comenzaron su trabajo dentro de la sala de su casa. Primero Sellaron los recipientes con no más de 20 litros de agua dentro. Luego, los unieron entre sí con angulares, dejando entre ellos espacio para colocar neumáticos inflables de camión. Solo faltaba instalar la quilla rompe olas, cuando tocaron a la puerta.

Los nervios afloraron a la piel cuando vieron al jefe de sector, acompañado de con dos policías en un auto patrullero. Primero dijeron que los vecinos se quejaron por la bulla de martillos y motores, luego, que tenían información de que estaban construyendo una embarcación para salir del país.

Venían con una orden de registro, que ejecutaron al momento. Decomisaron aquello que poco se parecía a una barca y los condujeron detenidos hasta la estación policía. Para su sorpresa los soltaron a les cinco horas, sin ningún tipo de sanción.

Ingenuos, a los 15 días recibieron una resolución de la Capitanía de Puerto en la que le imponían una multa de 3 000 pesos moneda nacional, por construir una embarcación sin autorización.

La infracción, calificada de muy grave, está tipificada en el Decreto ley 194 de 19 de junio de 1999 “De las infracciones sobre la tenencia y operación de embarcaciones en el territorio nacional”, complementado por la Resolución No 2 de 7 de diciembre de 1999 del Ministerio del Interior que establece procedimiento para su aplicación.

La norma emitida por el Consejo de Estado, tipifica 14 infracciones calificadas de leves, graves y muy graves, sancionables con multas que van desde 500 pesos hasta 10 000 pesos, incluyendo la posibilidad de aplicar subsidiariamente la sanción de decomiso. La Capitanía de Puerto es la autoridad facultada para aplicar las medidas sancionadoras.

José adicionó a sus ya agobiantes problemas económicos, una multa que supera lo que podría ganarse legalmente, en un año. Dicen que soñar no cuesta nada, pero intentar hacer realidad un sueño, puede salir muy caro.

Escenario en penumbras

La excarcelación de 52 presos políticos, condenados a penas de entre 6 y 28 años en el 2003, causó, por una parte, júbilo, y por otra, escepticismo. El Arzobispado de La Habana emitió un comunicado y Miguel Ángel Moratinos, ministro de Asuntos Exteriores de España, dio declaraciones a la prensa. Sin embargo, faltó la nota oficial del gobierno al respecto. Evidentemente el escenario queda en penumbra.

Según Moratinos, no existen razones para mantener la “Posición Común” europea, después de las excarcelaciones. Dijo sentir satisfacción por “la posibilidad de zanjar definitivamente la cuestión de los presos”, cuando en realidad se resuelve una situación circunstancial. El tema de los derechos humanos en la isla, no se resume exclusivamente a la liberación de los presos políticos. Tampoco.

Sobresale cierta ingenuidad por parte del Ministro Relaciones Exteriores de España. Tal vez solo se preocupe por resolver el presente inmediato, que beneficia exclusivamente al gobierno de la Isla. Hasta el momento la dirigencia histórica no ha hecho público su compromiso ni dio garantías de cumplimiento.

Para nadie es un secreto que el ministro español pidió una prórroga hasta septiembre, a sus homólogos de la Unión Europea, para decidir si se reafirmaba o derogaba la Posición Común, que desde 1996, condiciona la relación con Cuba al avance en derechos humanos.

¿A caso no importa el futuro de los cubanos? ¿Qué pasará después, si por el gesto del gobierno cubano se modifica la “Posición Común”? No se trata de empañar el proceso de excarcelación. Reconozco es un paso positivo, pero en nada representan una mejoría en materia de derechos humanos. No mientras estén vigentes leyes, que penalizan el ejercicio de la libertad de expresión y opinión.

No obstante, resulta sospechoso, que un Estado declarado constitucionalmente como laico, se pronuncie a través de la iglesia católica. Mucho más que un representante de un Estado extranjero, se convierta en portavoz del gobierno de la isla, cuando éste en su política exterior, es intransigente con el principio de soberanía estatal y la no injerencia en los asuntos internos.

Laritza Diversent

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.199 seguidores