Crónica social

Los Quince de Lilo

alcolismo.jpg

La situación a finales de los noventa, cambió radicalmente. El dólar bajo de precio, 25 pesos moneda nacional por uno. La inflación disminuyó. La remesa y ayuda del exterior empezaron a llegar. Muchas familias, desde el extranjero, asumieron los gastos de las fiestas de quince de sus familiares allegados en Cuba.

La ostentosidad comenzó a verse. Foto-montajes, alquiler de salones en hotel, etc. Sin embargo, esa situación no se generalizó, ni la suerte llegó a todas las niñas que cumplían 15 años. Yamara, la esposa de mi cuñado, cumplió quince en el 2000 y no tuvo fiesta ni fotos.

Lilo es una niña que tiene hoy 10 años, y en el 2014, cumplirá sus quince. No es difícil predecir lo que pasará en esa época. Hoy, su padre, un joven de 33 años de edad, ya es un alcohólico. Trabaja la albañilería y en lo que aparezca, pero todas sus finanzas son para embriagarse.

Su madre la tuvo con 15 años de edad, abandonó los estudios y no trabaja. ¿En medio de una crisis financiera internacional y un período especial agravado, habrá ahorros para la fiesta y las fotos de Lilo? Su única esperanza es que su tía paterna, hoy residente en los Estados Unidos, asuma los costes de sus quince.

Estándar