Crónica social

DESVENTAJA

Mirella tiene 14 años de edad y está en la secundaria. Dentro de cuatro meses, cumple los quince años. Su papi quiere celebrarlo en el Salón Rosado de la Tropical. Ya comenzaron los planes y algunos preparativos. Todo no se puede dejar para el final. La niña está sintiendo a plenitud toda su adolescencia, incluso, la llegada de su primer amor.

En las tardes Mirella se viste y pasea, con las amigas por el barrio. Short y blusas escotados empiezan arrancarles miradas a los hombres. Esta creciendo, todos se dan cuenta, pero ella quiere llamar la atención de uno en particular.

A menudo, en sus paseos vespertinos, pasa frente a la casa de su amor, Michael. Un joven de 18 años desvinculado de los estudio y del trabajo, que en las tardes, siempre está en los alrededores de la escuela. El príncipe de sus sueños, el que le roba el último suspiro cuando en las noches recuesta su cabeza en la almohada.

Risas indiscretas entre las amigas, cada vez que Michael la mira fijamente a los ojos. El joven le coquetea. A ella le gusta, pero no sabe que hacer ni como comportarse. Le tiembla cada uno de los músculos de su cuerpo. Por el momento se siente ridícula, pero no importa, se deja llevar.

Luego, la cosquilla en el estómago, lo siente cerca. Está frente a ella, le falta el aire y no atina a moverse. El nerviosismo pone rígidas las facciones de su rostro, siente que se va a desmayar. Su aliento está en sus pulmones. Le ha robado todas sus fuerzas. No hubo palabras, sólo miradas. Un profundo beso, despertó en su interior, un calor que antes jamás había sentido.

Así fue como comenzó Mirella, el noviazgo con uno de los muchachos más populares, entre las adolescentes de su escuela. Llevaban juntos un mes, cuando él, le exigió satisfacer sus necesidades de hombre. Ella recordaba cada una de las palabras de su madre al respecto, pero no lo quería perder. A la mañana siguiente sale de casa, pero no llega al colegio. Todo está preparado, los padres de Michael están trabajando.

Ya todo pasó, había imaginado diferente su primera vez. Esperaba más paciencia y ternura. Sólo encontró la furia de un deseo reprimido. Cierra los ojos, recuerda el dolor y la inclemencia ante su llanto y quejidos. ¡Menos mal que usó protección!

Ayer fueron los quince de Mirella. De su rostro se había borrado la inocencia de hace cuatro meses. Ella y Michael habían terminado, después que el grabara su primera vez, con una cámara de video que había en su cuarto. Ahora su momento íntimo, valía un peso moneda libremente convertible (CUC) y estaba en todos los celulares de los muchachitos de la escuela y del barrio.

Así terminó la historia de su primer amor. Para ella fue una relación con desventaja, para él, simplemente, otra más de sus conquistas.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s