Crónica social, Politicas

INCRÉDULOS

foto: el dólar, base económica de la doble moneda en cuba

¿Cree usted que el gobierno acepte los servicios de las empresas norteamericanas? ¿Piensa que eliminará las restricciones que le impone a sus nacionales, como una muestra de voluntad de cambios democráticos en la isla? Recelos y dudas en las respuestas. A Los cubanos le parecen perfectas las medidas de Obama, pero no creen que Cuba acepte.

Este sentimiento es casi unánime. Quieren los cambios, pero no se imaginan a la dirigencia histórica conversando con su enemigo eterno. De este lado del mar, silencio absoluto respecto al tema, ni una sola señal de buena voluntad. Los cubanos no creen, que alguien que se aferra al poder y lo mantiene con fuerza, suelte así de fácil las riendas.

No obstante, esperan alguna acción por parte del gobierno cubano. Algo que vuelva a tensionar las relaciones entre ambos países. Un acercamiento implica quedarse sin discursos, no solo ante el mundo, también ante el pueblo.

El compañero que reflexiona está dando pasos en ese sentido. No acepta condiciones, pero intenta condicionar el diálogo. Parece que está intentando decepcionar a Obama y hacerlo desistir de sus ideas.
¿Elevar el nivel de vida en Cuba? ¡Ni pensarlo! Mientras aquí se pase hambre y haya necesidad, habrá dinero para el gobierno. Familias divididas por un mar de noventa millas, es ganancia y entrada de capital para los comunistas.

Evidentemente en sus escritos, Fidel Castro, deja claro de antemano que no hay intenciones de eliminar restricciones a los cubanos. Más que política, es un negocio que deja millones de dólares al año. El costo de los permisos de entrada y salida y el recargo a las remesas, suplen en una buena parte la ineficiencia de la empresa socialista.

Parece que no es suficiente que exista la posibilidad que entren, solamente este año, alrededor de 1000 millones de dólares a la isla. Tampoco que las familias cubanas a este lado del mar, lo gasten en las tiendas recaudadoras de divisa, todas pertenecientes al sector estatal, con las consiguientes generación de ganancia. De todas formas hay que castigar al dólar.

Si, el dólar es “la moneda del Estado que nos bloquea”, pero también es la de millones de cubanos que aun viviendo en una “sociedad consumista”, trabajan y envían dinero para sus familiares en Cuba. Eso no importa, la eliminación del recargo a las remesas, está fuera de discusión.

Por eso a este lado del mar hay muchos incrédulos. Saben que los dirigentes necesitan confrontar para poder seguir en el poder. Aunque es lo que más desean, ven muy lejano el día, en que ambos gobiernos, el norteamericano y el cubano, trabajen juntos para ayudar a las familias de la isla.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s