Sobre la ley cubana

El río suena ¿traerá piedras? (I)

¡Cuánto nos hace falta una prensa libre! Ahora mismo circula por las calles, un siniestro escándalo de corrupción que involucra a altas figuras del gobierno. Lo cierto es que no tenemos como confirmarlo. Lo triste es que en los comentarios, se sospecha exista una dosis de verdad.

Si el río suena, es porque piedra trae; así reza uno de los refranes de uso común entre los cubanos, para insinuar que cuando se generaliza una intriga, algo de ella, es cierto. Los chismes actuales involucran al General Rogelio Asevedo Gonzales, Presidente del Instituto de la Aeronáutica Civil de Cuba, también su esposa e hijos.

Se especula en la calle, que está detenido en el Departamento de la Seguridad del Estado Villa Marista. Supuestamente le descubrieron cuentas de divisa por más de 14 millones de pesos, en el extranjero y propiedades en chile. La imaginación popular abrió sus alas y vuela alto. Dicen que en su casa, ocuparon sacos de dinero (más de 30 mil euros) y en el yacusi, diamantes incrustados entre las losas.

Una parte de los comentarios asegura que era dueño de un avión carguero, otra, que declaraba aeronaves con averías inexistentes, para después incluirlas en viajes al exterior y no reportaba las ganancias. Las intrigas hacen referencia también, a que él y su esposa, eran accionistas en sociedades anónimas de varias empresas mixtas cubana. Se involucran los nombres de las firmas “Rio Zaza”, “Tropical Island” y “Sol y Son”.

Los chismes coinciden con una nota oficial emitida por el Consejo de Estado y publicada en el diario Granma, el pasado martes, 9 de marzo. En la misma, el órgano estatal acuerda (sin dar más explicaciones) a propuesta del Buró Político del Partido Comunista (PCC), liberar del cargo de Presidente del Instituto de la Aeronáutica Civil de Cuba a Rogelio Asevedo Gonzales. El escrito especifica que al destituido general, se le asignarán otras tareas.

Se apunta que otros funcionarios de menor jerarquía, pertenecientes al sector, también fueron arrestados, aunque no se mencionan nombres. En el lío se inmiscuye al Fiscal General de la República, Juan Escalona. Según el chisme, ambos tenían negocios desde hace tiempo, incluso, que contaban con la licencia tácita de los máximos líderes de la Revolución. Se dice fueron detenidos, porque se filtró la información de que pretendían abandonar el país.

También se comenta que el Diputado Nacional, Vicepresidente del Consejo de Estado, miembro de Buró político del Comité Central del PCC y Ministro del Interior, Abelardo Colomé Ibarra, aleas el furri, ultimó a su esposa a balazos.

En este caso la intriga toma tres direcciones. La primera dice que en no mató a nadie, simplemente se le escaparon dos tiros en un momento de cólera, debido a que uno de sus hijos estaba metido en el escándalo del expresidente de la Aeronáutica Civil.

El segundo segmento de los comentarios se inclina por afirmar que el crimen fue pasional. La otra, que la asesinada fue su amante, una informante de Fidel Castro que delató a su cónyuge legítima, por estar involucrada en negocios sucios con la familia Asevedo.

nota: Remueven a Juan Escalona como Fiscal General de la República

Estándar