Sobre la ley cubana

¿Mala suerte?

¿Qué es la mala suerte? Yo te puedo explicar. Es que con tan solo siete años de edad tengas un accidente fortuito. Imagínate a tu hermana más pequeña subiendo una loma. Llama su atención, una piedra de dos quintales con forma de un caballo. Monta y se mece en ella, imaginando que cabalga en la pradera. Está cansada y al bajarse, la piedra rueda pendiente abajo a una velocidad estrepitosa. Tú, Acostada en la orilla del río, boca arriba te entretienes, buscando nombres para las forma de las nubes.

Gritos, dolor y tu pierna debajo del inmenso pedrusco. Un sueño irresistible, se cierran tus ojos y ya no están las nubes, solo una inmensa oscuridad en el profundo vacío. La cruz de la discapacidad, ya no te llamarás María, ahora te dicen “la coja”. Eres la tercera de un matrimonio que tuvo catorce hijos. Viven en plena Sierra Maestra (macizo montañoso del oriente cubano). De hecho, cuidabas a tu hermana de cuatro años, cuando se le antojó montar sobre un corcel de piedra. Necesidad y miseria en aquella familia inmensa.

Doce años de edad y arrastras aun la pierna. Demasiado trabajo reconstruir huesos astillados. La cuarta cirugía en cinco años, meses de recuperación entre una y otra. Poco estudio, apenas sabes leer y escribir. Los médicos decidieron operar. Un error de cálculo, aun tus tendones no se han desarrollado completamente. Tus piernas quedan disparejas. Una más delgada y pequeña que la otra.

El primer amor o un boleto a la libertad, te confundes. Resultó ser un bribón borracho, que le molestaba el llanto de su niñito recién nacido. Regresas a casa, nada es igual, no tienes dinero para comprar la leche de tus dos hijos. Agua con azúcar para poder amamantar al pequeño. Esta delgadito y débil. Abuelo te regala cinco pesos. Antes tuviste que dejar saciar su morbosidad. Corres para la tienda a comprar el alimento de tus niños. A cuesta, tu cojera. En un brazo cargas a la criatura que apenas tiene tres meses de vida. En la otra mano, la pesada jaba; en el asa de ésta, agarrado, el otro chiquitín de dos años.

Aliviada del peso, caminan juntos hasta la casa. El te observaba y galante se ofreció para ayudarte. Han pasa tres días, viajan juntos para la capital. El segundo matrimonio, sientes miedo; pero ya no hay remedio ¡A comenzar una nueva vida! “Cuarenta y veinte” como dice la canción de José José, ¡Qué locura!; pero fue la vía que encontraste para sacar al más pequeño de la desnutrición.

-Ya no me cuentes mas, entendí que es la mala suerte.

-No, aun no lo sabes. Mala suerte es que, con un destino negro, te abandonen las fuerzas para luchar.

Laritza Diversent

Estándar

6 comentarios en “¿Mala suerte?

  1. José Carlos dijo:

    Sra. Laritza: excelente relato. Ha hecho que todas las fibras sensibles de mi cuerpo se estremecieran. Casi sobra decir que Ud. escribe muy bien. Como lector permanente de sus artículos,le animo a que siga regalándonos sus escritos. Muchas gracias y mi más cordial saludo.

    Me gusta

  2. El Profe dijo:

    Mala suerte: Tener que salir de Cuba pudiendo aplicar todas mis fuerzas, inteligencia y energias a construir una sociedad mejor y a triunfar como ser social dentro de mi propio país. Eso es también tener mala suerte, aunque se que muchos en Cuba le llaman a eso “Ganarse la Lotería”, pues no conocen la realidad del destierro voluntario o involuntario, pero destierro al fin.

    Me gusta

  3. Angel dijo:

    Lllego la hora de todos los cubanos de demostrar que queremos libertad y hacer nuestra propia suerte. Anula tu boleta en las elecciones del Poder Impopular con un NO gigante que la cubra completa. Eso enviara una señal poderosa unque silente a los dictadores . Claro que van a mentir, van a poner delegados y decir que hubo un voto unanime, pero ellos sabran la verdad y eso los va a asustar. Cuando vean que no tienen el apoyo que piensan, o hacen cambio o salen corriendo con el dinero que ya se han robado en medio siglo. No importa, que se lo lleven, ya los buscaremos para recuperarlo!

    Me gusta

  4. CARLOS . dijo:

    bueno mala suerte hemos tenido todo el pueblo cubano,pues nos engañaron como si fueramos niños,nos ofrecieron caramelos y nos repartieron balas.
    hay veces que tengo malas ideas para todos aquellos que fueron engañado,pero por degracia tendria que empezar por mis padres.

    Me gusta

  5. ¿Mala suerte?

    Opino que el hombre es hacedor de su propio destino al ponerse en ciertas circunstancias, aunque hay sucesos que lo marcan para siempre.

    Si se formó una trifulca en la esquina donde se dirigió atraído por la curiosidad y de repente le dan una puñalá(da), no es mala suerte, usted se predispuso a una situación dañina, no usó su buen juicio. No fue un accidente o suceso inesperado.

    Por otra parte a veces todo depende de cómo se mire lo sucedido. Lo que unos pueden ver como mala suerte otros lo pueden interpretar como “un regalo” u oportunidad para crecer como individuo.

    Generalmente detrás de cado suceso siempre hay otro lado que no vemos, pues al estar inmersos en la situación de lo sucedido, carecemos de perspectiva. Lo primero que nos viene a la mente es, “¿Por qué me sucede ésto a mí? ¡Qué mala suerte la mía!” y otros pensamientos de naturaleza derrotista.

    La mala suerte es representada por encuentros inesperados o giros imprevistos en el destino — curso del hombre a través de la vida. De carácter sorpresivo, accidental, estos hechos no se pueden predecir. Pero si podemos retomar las riendas de nuestro destino mediante la búsqueda de una solución. La Vida y la Rueda de la Fortuna lo demandan sino queremos ser aplastados por una aplanadora.

    Me gusta

  6. GUSANITA dijo:

    Qué bien escribes mujer, tal vez tú misma no te des cuenta pero le llegas al corazón a cualquiera, cuado la gente que lo “tiene todo’ se queja por boberias deberian de lleerte para saber a qué atenerse, la mala suerte es segun el cristal con que la mires tal vez para esa Sra la mala suerte fue el hambre y los trabajos pasados para sobrevivir, en otros es una enfermedad, y en otros es solo la soledad.
    Muchos caminos para la mala suerte, ojalá que nos saquemos el Loto para que se nos vaya la mala suerte.
    Saludos

    Gusanita

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s