Crónica social

Un viaje en el P

La solidaridad es un término muy utilizado para caracterizar al pueblo cubano. Sin embargo, esa percepción se pierde cuando usted monta en un ómnibus del transporte público. Si, un Metrobus: desde el P-1 hasta el P-16, incluyendo el P-C. No hay que ser muy observador para notar como se ha perdido la sensibilidad, sin tapujos, la educación.

Lo primero que ve, es una masa arrolladora de persona para subir o bajar de la guagua, sin reparar en embarazadas o ancianos. Un señor que mira al otro extremo de la calle, a través del cristal, para no ver la madre que esta parada junto a él y lleva un niño en brazo.

Un padre que le avisa a su hijo adolescente, para que tome el puesto donde está a punto de sentarse una viejita. Alguien que se molesta cuando un impedido le pide asiento.

El conductor que acelera en la curva a una velocidad tal, como si transportara ganado. Consecuencia una discusión porque una persona no se aguantó bien y cayó encima de otra. La bronca puede también comenzar por un pisotón o un empujón.

En las peleas, a veces interviene el chofer. A menudo paran fuera de parada. Golpes bestiales en la parte superior de las puertas, es la respuesta inmediata. Otras veces corren invitaciones, entre ofensas y amenazas, a boxear.

En un P, como se le llama a los nuevos ómnibus de transportación masiva, usted debe cuidar bien su billetera, bolso, cadena, manilla o reloj. Puede que no se dé cuenta cuando lo pierda.

Si es mujer y está en medio del tumulto, procure no molestarse si siente el rose de ‘algo’. La situación esta mala, enseguida la mandaran a tomar un taxi. En fin, Un rato en un P, es como ver una película del sábado: lenguaje de adultos, violencia y sexo.

¡Cuidado! No juzgue a simple vista. Es lógico que, entre o se finja, un sueño profundo después de levantarse a las seis de la mañana. Hacer un viaje de una hora parado y apretado entre tanta gente o coger varios P para llegar al trabajo.

Exaspera que te pisen el cayo del pie, mientras piensas que no tiene que cocinar en casa o te falta el jabón para bañarte. Pone de mal humor, saber que no tienes dinero para sustituir los zapatos rotos del niño ir a la escuela.

La mar de problemas que afrontan los cubanos en su cotidianidad, lentamente los lleva a la decadencia. Es una ironía que los ciudadanos del pueblo, que más hace por los desposeídos del mundo, una nación libre de analfabetismo, regrese a la barbarie. Es como ir de lo sublime a lo ridículo.

Laritza Diversent

Estándar

5 comentarios en “Un viaje en el P

  1. Lupe dijo:

    Que horror, pero se que es verdad lo que describes. He estado en la Habana y he visto como transportan a la gente como ganado y mis pariente y amigas me han dicho que han vivido todas esas cosas que tu relatas.

    Cuando la gente tiene hambre, cuando todo es un problema, cuando no hay esperanza, ni futuro, como que se vuelve salvaje.

    Me gusta

  2. ¿Cómo esperar buena conducta si las formas más elementales y las reglas sobre los buenos modales para relacionarse en sociedad, no se enseñan en las escuelas?

    Las palabras dama, caballero, señora, señorita como formas respetuosas de dirigirse a otra persona fueron sustituídas por las de compañero o compañera. El modelo de conducta lo establece ” El Caballo” con su comportamiento brutal, y los niños son obligados en las escuelas a repetir a modo de mantra “seremos como el Che” refiriéndose a un maniático asesino.

    Me gusta

  3. miami dijo:

    yo coincido con los comentarios anteriores y es triste como por generaciones se van agrupando los problemas del pasado y los nuevos del presente,pero yo tengo fe en dios que esta generacion de hoy se veran reflejados en los problemas de sus abuelos y padres y seran ellos los que diran basta ya de tantas mentiras.

    Me gusta

  4. El Niño Atómico dijo:

    Es parte del plan. Cuando el ciudadano está en condiciones de tener que resolver sus necesidades de primer orden como albergue, comida, ropa y transporte, no tiene tiempo para preocuparse por cosas como su futuro y el futuro de la patria. Está todo muy bien pensado y refinado por 51 años de experiencia.

    Me gusta

  5. “Es una ironía que los ciudadanos del pueblo, que más hace por los desposeídos del mundo, una nación libre de analfabetismo, regrese a la barbarie…” y alguna vez se saliò de ella?
    saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s