Sobre la ley cubana

¿Salir de Cuba es un delito?

La madre de Marta Vázquez pretende reclamarla desde los Estados Unidos. Ella está indecisa. Tiene que escoger entre lograr su sueño o perder su casa. Esa, es la elección que tienen los futuros emigrantes cubanos.

Marta hace varios años quiere irse del país. Jamás lo intentó ilegalmente. Es incapaz de poner en riesgo la vida de sus dos hijos en alta mar. Se apuntó en el sorteo de 1998, pero no tuvo suerte.

Su sueño demoraba, decidió continuar su vida. En el 2001 su madre fue de visita a los Estados Unidos y se quedó. La remesa que le enviaba mensualmente le permitió construir su casa. La salida del país, pasó a ser su última opción.

No obstante, su madre después de hacerse ciudadana norteamericana, le insiste para reclamarla. Está indecisa, no se resigna a dar por perdido el tiempo, sudor y dinero invertido en la edificación de su casa. El sacrificio de su madre, que con 65 años trabaja en un país extranjero, sólo por ayudarla.

Sin embargo, algo la hacía pensar constantemente en emigrar. El futuro de sus dos hijos. Principalmente el varón, un joven de 21 años que dejó los estudios y se dedica a los negocios en la calle. Teme que termine en la cárcel.

Historias como la de Marta, ocurren a menudo en Cuba. Se pueden contar de mil formas, con motivos diferentes. Cualquiera es suficiente para justificar la emigración. Sin embargo, en todas hay que elegir. Sobre todo preguntar: ¿Por qué hay que perderlo todo?

El emigrante cubano quizás sea el único que pierde todos los derechos ciudadanos en su patria. Tiene que pedir permiso para salir sin derecho al retorno. Luego solicitar licencia para visitar el lugar donde nació. Como si fuera poco, el gobierno instrumenta disposiciones jurídicas que les impiden conservar sus propiedades.

La Ley 989 de 5 de diciembre de 1961, vigente en el sistema legal, establece las medidas a tomar sobre los muebles o inmuebles, o de cualquier otra clase de valor, etc. a quienes abandonan con imperdonable desdén el territorio nacional. La norma, nacionaliza los bienes de los emigrantes por medio de la confiscación, sin derecho a indemnización.

La confiscación es una sanción derivada y accesoria de una pena impuesta por la comisión de una acción delictiva. El comisor debe responder con sus bienes, sin derecho a compensación. Habría que preguntar ¿Salir de Cuba es un delito?

Laritza Diversent

Estándar