Confiscación, Constitución cubana, Crónica social, Derecho de propiedad, Historias de cubanos, Permiso de entrada y salida, Sobre la ley cubana

Las heridas aun no sanan

 Ernesto Ramírez salió de Cuba hace treinta años. Desde entonces no ha regresado. Sus amigos le cuentan que la situación es diferente. No obstante, por su mente, no pasa la idea de planificar una visita a su patria. Las heridas para él, aún no sanan.

El transcurso del tiempo no ha logrado borrar sus últimos días en la Isla: los trámites ante las autoridades para obtener el permiso de salida, el pago de sus deudas, la pérdida de todos sus bienes. Así lo decretan las leyes del gobierno revolucionario.

“Medidas a tomar con los bienes muebles o inmuebles, o de cualquier otra clase de valor, etc. a quienes abandonan con imperdonable desdén el territorio nacional”. Primer párrafo de la Ley Núm. 989 de 5 de diciembre de 1961, que dispone la nacionalización, mediante confiscación, de los bienes de los emigrantes.

Decretos, instrucciones, acuerdos de los órganos gubernamentales hacen efectivo, el estricto cumplimiento de la referida ley. Ramírez no podía vender o donar sus bienes. Tenía que entregarlo todo al Estado, a cambio de nada.

Para que se hiciera efectiva la salida del país tuvo antes que pagar el automóvil que el Estado le confiscaría. El Comité de Defensa de la Revolución (CDR) enumeró todo lo que tenía en casa: platos, tazas, cuchillos, sabanas, muebles, etc.

Días antes de la fecha de vuelo, el CDR le puso un sello a la vivienda, después de revisar que todo lo inventariado estuviese completo. Tuvo que pasar por la policía y entregar la propiedad de la casa y las llaves del auto. Hasta su salida, pasó las restantes noches en casa de amigos.

El día del viaje, en la entrada del aeropuerto, el aparato de detención de metales puso sobre aviso a las autoridades aduaneras. Notaron que Ernesto aun conservaba su cadena de la Virgen de la Caridad del Cobre, el reloj y el anillo de casado. En una oficina discreta, tuvo que quitarse todo. Tenía que escoger entre perder su vuelo o firmar un papel en el que constaba que cedía esos artículos voluntariamente.

Con sólo dos camisas, un pantalón y dos calzoncillos, Ernesto Ramírez reinició su vida. No solo partió de cero, volvió a nacer. No ha olvidado los juegos con sus amigos de infancia y el beso de su primer amor de adolescente. Sin embargo, esos recuerdos se minimizan ante el dolor de revivir sus últimos días en Cuba. Hoy, siente que nada le pertenece en su tierra natal.

Para el gobierno fue un simple acto de inventariar y confiscar. Para él, fue perder todo lo que hasta entonces había ganado con su trabajo y sudor. Era el castigo que merecía por querer buscar oportunidades en el extranjero. Pagó caro por algo que no tiene precio: la libertad.

Laritza Diversent

Estándar

9 comentarios en “Las heridas aun no sanan

  1. mileyda solorzano dijo:

    ES MARAVILLOSO QUE EXISTAN PERSONAS QUE LUCHEN CONTRA TENTAS INJUSTICIAS ESTOY EN VENEZUELA AQUI CONOCI A UN CUBANO CON ESA NOSTALGIA POR SU AMADA ISLA Y EL DOLOR DE NO PODER REGRESAR LO QUIERO Y ME GUSTARIA Y DESEO CADA FIN DE AÑO QUE PUEDA VOLVER A ABRAZAR A SU FAMILIA. ES QUE YO PIENSO QUE PARA ESO NO DEBE HABER FRONTERAS ,NI MARES, NI MONTAÑAS QUE SEPAREN A LO MAS GRANDE QUE TENEMOS LOS SERES HUMANOS NUESTRAS RAICES, NUESTRA CULTURA.OJALA LOS GRANDES LIDERES LO ENTIENDAN

    Me gusta

  2. Modesta Garcia dijo:

    Como Ernesto Ramirez yo tambien sali de Cuba hace 30 Anos y no he regresado porque yo tambien tengo las heridas abiertas,y no he pdido olvidar.Fueron 10 anos de espera pues las salidad estuvieron cerradas del 70 al 80, sin esoeranzas, Empece a trabajar con el gobierno. y como queria salior del pais era agente de la CIA, me inventban sabotajes , me vigilaban etc, Ni puedo enumerar,cuantas intrigas,sufrimientos y recondenaciones;todo eso me enfrio el deseo de volver a Cuba.Aunque me dicen que ahora es diferente yo se que no es verdad ,los ultimos acontecimientos demuestran que nada ha cambiado ,que todo sigue igual. Entonces no me siento mazoquista , para desde que pones un pie en el aeropuerto empiezan las humillaciones de los empleados.Vine a este pais buscando libertad, la tengo y la disfruto y no quiero ni por un segundo carecer de ella.Con esto no quiero decir que no siento nada por Cuba, al contrario todo lo que acontece ,lo siento y me preocupa y deseo fervientemente su libertad.pero mientras no haya libertad no pienso volver.
    No critico al que va a ver a sus padres ,hermanos ,hijos etc,pues eso es humano. Si critico a aquellos que visitan la Isla buscando el sexo barato de infelices muchachas que lo hacen por necesidad y a los millonarios entre comillas que se llenan de joyas enchapadas en oro , para que crean que estan en buenas y le deben a cada santo una vela.Desgraciadamente esas son las cosas tristes de los viajes a Cuba Ojala esta pesadilla termine un dia para siempre

    Me gusta

  3. cubalibre dijo:

    y todavía muchos se preguntan porqué ese odio de la mafia gusanera de miami. He aquí la respuesta.
    Aunque nunca he salido de mi país creanme que los entiendo. es muy fácil para otros decir que dejemos el odio a un lado.

    Me gusta

  4. jorge luis dijo:

    ME DUELE EN LO PROFUNDO DEL ALMA ESA SITUACION.
    ESPERO QUE USTED, LARITZA, COMO ABOGADA, PONGA COTO A LAS LEYES DE LOCURA QUE HAY EN CUBA EN UN FUTURO DEMOCRATICO.

    MALDITO COMUNISMO, CASTRISMO; INDOLENTES, SÁTRAPAS. SE MERECEN QUE LOS CUELGUEN EN LA PROPIA PLAZA DE LA MAL LLAMADA PLAZA DE LA REVOLUCIÓN.

    CUANTO DAÑO HAN HECHO AL PUEBLO A NOMBRE DE UNA IDEOLOGIA FRACASADA, ABSURDA.

    QUE PASA QUE EL PUEBLO CONCIENTE NO ACABA DE SACUDIRSE DE LA TIRANIA?

    ODIO EL SOCIALISMO- COMUNISMO. LIBERTAD PARA CUBA LO MAS PRONTO POSIBLE. ESTO ES INAGUANTABLE.

    ACASO EL PUEBLO CUBANO NO TIENE COJONES?. ACASO HA PERDIDO LA AUTOESTIMA Y SON UNOS BORREGOS?.

    ESPERO QUE DEMUESTREN LO CONTRARIO.
    ATENTAMENTE.

    Me gusta

  5. Si, las heridas no sanan,son muchas; lo dejado atras madre,hijos,amigos de la infancia,etc. en fin tu vida viviendo cada dia la nostalgia y sufriendo por porque muchas de esas heridas te seguiran por siempre. Solo deseo que Cuba pueda volver a la normalidad,donde se respeten los derechos de cada ciudadano y se pueda vivir en paz y concordia. Lovere? no se..

    Me gusta

  6. Cada funcionario que atiende al que sale de Cuba, tiene como una especie de licencia que le permite maltratarlo con o sin palabras a través de cada gestión. En mi caso fue en una de las oficinas en los últimos días, donde multiplican los documentos a cerrar para no permitirte despedirte de tus familiares y amigos en paz, siempre pensando que algo falta y “sin eso” no te puedes ir.
    La falta de un simple documento es fatal… y aterroriza.
    Suficiente para para perder el sueño, para despedirte aprisa y para no voltear el rostro aunque te tragues las lágrimas.
    Luego, mientras esperas el vuelo, quisieras salir y decir que lo sientes, que esperas regresar un día con calma, pero tampoco es posible.
    Son muchos los que no han podido regresar a reconciliarse con ese momento y es por eso quizás que llevan una carga pesada. Muchos más que los que han podido hacerlo…

    Me gusta

  7. Admirada Laritza: Leo con mucho interés tus columnas, pocas personas en Cuba piensan en el dolor del desarraigo, el trauma inenarrable que significa salir de la patria. Es mi caso. Yo salí a los 13 años, tengo 61. Y toda mi vida no he tenido anhelo mayor que el de regresar a mi país, lo cual, si Dios quiere, haré, a una Cuba libre, maravillosamente democrática. Sé que no será fácil lograr la institucionalidad democrática no ya en la república, sino en nosotros mismos, respetando la pluralidad de ideas y la validez de las elecciones, etc.
    Ser exiliado es uno de los sufrimientos más horribles que puede experimentar un ser humanos. Ya lo pudiste observar en el caso de Adrián Leiva, que murió intentando entrar a SU PAIS, porque el gobierno no se lo permitía.
    Es mi caso, no me dejan entrar, no me dan permiso para regresar a mi país.
    Muy pronto todo esto va a cambiar para siempre.
    Gracias por tus scritos (historia del permiso de entrada, etc. )
    Espero algún día conocerte y darte un abrazo de hermana.
    Qye Dios te bendiga.
    Dora

    Me gusta

  8. Gabriel-2 dijo:

    Querida Laritza,

    He conocido a varios cubanos residentes en España, y su máximo trauma no fue precisamente la pérdida de su casa.

    Te hablo de una señora de unos 60 años que me dió clases de música cuando yo tenía unos 16 años. Es decir, en la década de los 60.

    Para ella su máximo trauma fue que no le dejasen sacar de Cuba su albún familiar de fotos. Tampoco le dejaron contactar por teléfono o por correo con los familiares que quedaron en Cuba.

    Le borraron el recuerdo de toda su vida.

    Esos álbunes de fotos carecían de ningún valor. Le prohibieron que los sacase solo para hacerle daño.

    Esa nostalgia por los álbunes de fotos perdidos me la han repetido unos cuantos cubanos distintos.

    Los recuerdos pueden ser más valiosos que los objetos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s