Mitines de repudio, Trabajadores cubanos

¿Quién entiende a los socialistas?


Por más lógica que aplique a la realidad que estoy viviendo para entenderla, más confundida termino. Por ejemplo, Raúl Castro dijo, en su más reciente discurso, que analistas calculaban el exceso de plazas en más de un millón de personas, sin embargo, existe una falta crónica de constructores, obreros agrícolas e industriales, maestros, policías y otros oficios indispensables.

¿Si saben que sobran cientos de miles de trabajadores en los sectores presupuestados y empresariales, entonces cuántas personas trabajan en este país? Las cuentas matemáticas son exactas. Cuba tiene 12 millones de persona y 4.9 son trabajadores (menos de la mitad) y más de un millón de ellos, está cobrando un salario (insuficiente) sin trabajar.

Ya lo dijo el menor de los Castro “Si mantenemos plantillas infladas, muy infladas, terriblemente infladas…, si pagamos salarios sin vínculos con los resultados elevando la masa de dinero en circulación, no podemos esperar que los precios detengan su ascenso constante, deteriorando la capacidad adquisitiva del pueblo”. Moraleja, llegarán los despidos en masa.

El Presidente del Consejo de Estado también prometió que se encargarían del asunto: estamos en el deber de enfrentar con firmeza pero con sentido político, refiriéndose a la situación. Por lo pronto, los declarados disponibles, se le paga un mes de salario. Si tras la primera oferta no aceptan, quedan desempleados.

La revolución no dejará a nadie desamparado. Luchará para que todos los cubanos tengan empleos dignos. ¡No malinterpreten! Los esfuerzos del Estado no llegarán hasta la reubicación de cada uno tras varias ofertas laborales. Los primeros interesados en encontrar un trabajo socialmente útil deben ser los propios ciudadanos, dijo Castro.

Sabemos cuáles son Las ofertas: construcción y agricultura. Sin embargo, los socialistas, no incluyeron en su análisis, que el salario en estos sectores, no se corresponde a la fuerza de trabajo que debe invertirse en ellos. En condiciones “normales” no alcanzan para cubrir los primeros cinco días del mes. ¿Eso son los empleos dignos?

En medio de toda esta problemática económica, cálculos y medidas, se les olvidó mencionar los aumentos salariales. ¿Cómo estimularán entonces el amor por el trabajo? Al parecer será imponiendo el trabajo forzado. Los factores en los barrios: el presidente y el de vigilancia de los Comité de Defensa de la Revolución, continúan engrosando la lista de los vagos: los proclives a cometer acciones delictivas.

¿Quién entiende este sistema? El socialismo cubano para subsistir, requiere que las personas dejen de sentir necesidad de vivir amparada en regulaciones estatales, excesivamente paternalistas e irracionales, pero tampoco acepta que los ciudadanos, vivan por su cuenta, por medio de la iniciativa económica privada.

Estándar