Dania Virgen García, Historias de cubanos, Mi Isla, Sistema penitenciario en cuba, Sobre la ley cubana

La jugada

24 de abril, 11:39 pm, mi celular recibe un SMS de Claudia Cadelo: “Condenada a 1 año y 8 meses de prisión y trasladada a Manto Negro la periodista y Dama de Apoyo, Dania Virgen García”.

Después de la lectura, mi subconsciente también recibía un mensaje “cuidado con lo que haces, yo soy el poder y ninguno de ustedes está seguro, los puedo apresar por lo más insignificante”. Al aviso le di un nombre, efecto ejemplarizante.

El nombre de la disidente no me era familiar. Llame a varios amigos para que pusieran al tanto de la situación, pero nadie sabía nada. La noticia sorprendió a todos. Apresada el día 20 y juzgada el día 23: demasiada rapidez para tratarse de la justicia cubana. El opositor Darsi Ferrer lleva meses esperando juicio.

Pasado unos días, aun no había información sobre el caso de García. Mala relación materna-filial y violencia domestica, escena comun en cualquier familia cubana, de un barrio periférico. Sobre todo pensaba: dos personas pueden pensar diferente y discutir por ello, pero no al extremo que una hija llevara a prisión a su madre.

28 de abril, Decidí, acompañada de unos amigos, visitar Monte Rey en San Miguel del Padrón, localidad donde reside la encausada. Esperaba encontrarme una casa pequeña. Imaginaba que Dania y su familia vivían hacinadas. Me equivoque, el inmueble tiene el espacio suficiente para la convivencia.

Había luces prendidas dentro, pero nadie contesto a nuestro llamado. Decidimos indagar y casualmente hablamos con la Presidenta del Comité de Defensa de la Revolución. Nos presentamos como hermanos de religión.

La señora, una profesora de un pre universitario militar, afirmó que Dania vive en el lugar desde hace aproximadamente dos años. También nos dio detalles relacionados con su personalidad. La caracterizo como una persona Introvertida, cambiante y susceptible al rechazo, al que reacciona negativamente.

Cambio físicamente en menos de un año. Antes era gorda, casi 200 libras de peso corporal. Nos hablo de su empeño y dedicación en sus ejercicios físicos matutinos. Su carácter y relaciones de vecindad se modificaron después que comenzó en el cristianismo.

De su familia se conoce poco, generalmente se le ve sola en la casa. Su hija la visita ocasionalmente con el nieto. Incluso le consta, que el pequeño se ha quedado días bajo su guardia y cuidado.

Después de aquella visita las cosas se aclararon un poco para mí. El gobierno estudió bien su jugada. Escogió su víctima y al victimario. Después de un perfil psicológico, se entrometió en su vida intima, sabrá dios que medios utilizaron para lograr sus objetivos.

Luego buscó un delito menor y un procedimiento que se caracterizado por su celeridad y pocas garantías para el encausado. Evitó así, que se dispararan oportunamente las alertas y una campaña internacional que moviera la opinión pública, como sucedió en el caso del músico Gorki y del ex marino Pánfilo.

No sabemos cuál será el próximo movimiento de la dirigencia histórica y nada bueno puedo esperarse. Solo sé, que la imagen Dania aislada en una prisión de máxima peligrosidad, por un hecho irrelevante, sometida a una tremenda presión psicológica, me da mala espina.

Estándar