Derechos humanos, Historias de cubanos, Mi Isla, Permiso de entrada y salida

Lo que nunca se ha perdido

En su empeño por volver Manuel Arias busca información legal. Consulta a un abogado y este le explica que, mientras el parlamento no legisle sobre el asunto, el Decreto 358 de 1944, Reglamento de ciudadanía, seguirá vigente en el sistema legal cubano.

Según los postulados de esta norma, respecto al procedimiento para la pérdida y recuperación de este derecho, el Ministerio de Estado, hoy Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX), dispone la instrucción de un expediente, cuando tuviere cocimiento de que un ciudadano cubano haya adquirido otra ciudadanía.

En el caso del Seños Arias, el MINREX debió declarar, por medio de resolución, la pérdida de la ciudadanía cubana. Decisión que remite al Ministerio de de Justicia, para que este realice la anotación marginal correspondiente, en el asiento de inscripción del Registro Civil.

Para recobrar la ciudadanía perdida, Paquito simplemente debía comparecer ante el registrador del Estado Civil de su domicilio en Cuba, para manifestar y hacer inscribir su propósito de recuperarla. Luego, un año después, realizar el mismo proceso.

Los pasos a seguir parecen simples, pero para Paquito son un imposible. No tiene forma de acreditar haber perdido la ciudadanía cubana, porque el MINREX así no lo declara, por tanto tampoco podrá pedir que se establezca su domicilio en Cuba. En realidad no se puede recuperar lo que nunca se ha perdido.

El caso es que el gobierno hace caso omiso a las disposiciones del Decreto 358 de 1944. Viola las prerrogativas fundamentales de los cubanos y simula legitimidad en el acto. Ni privan a nadie de su derecho de cambiar de ciudadanía, ni tampoco admiten la doble, porque solo reconocen la cubana. Interpretan la ley como les venga en gana.

El abogado dio una esperanza a Manuel. Le sugirió que pidiera, como emigrado cubano, ‘Permiso de Repatriación’. Autorización que otorga las autoridades migratorias cubanas para regresar a Cuba con carácter permanente.

Estándar