Derecho de Asociación, Derechos humanos, Mi Isla

Procedimiento para legalizar una asociación en Cuba

Después de formada la agrupación se presenta una solicitud al Registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia, para que éste, expida una certificación que acredite que no existe en el país ninguna organización no gubernamental (ONG) u oficial con el nombre y los mismos propósitos de la referida asociación. Certificación que acompaña al resto de los documentos de solicitud de constitución.

Así la norma establece que cuando la asociación sea de carácter nacional es necesario canalizar la solicitud a través del órgano o dependencia estatal que tenga relación con los objetivos de la asociación que se pretenda crear.

Si los fines son de carácter provincial o municipal, estará encargada de recibirla el comité ejecutivo, actual Consejo de la Administración de la Asamblea del Poder Popular, según se corresponda (provincial o municipal)

Dichas entidades valorarán y remitirán informes al MINJUS, exponiendo sus consideraciones, en relación con el hecho de si procede o no la autorización. Es el MINJUS el que mediante resolución autorizará o denegará la constitución de la asociación en conformidad con lo establecido en la ley y en el reglamento (art. 7 Ley de Asociaciones).

Dicha resolución puede ser impugnada, interponiéndose recurso de alzada ante el Ministro de Justicia y la Resolución que resuelva el recurso podrá ser impugnada en la vía judicial. (Art. 20 de la mencionada ley)

Los órganos mantendrán una estrecha vinculación con las asociaciones ya constituidas y velarán por su actividad coordinando y colaborando con el desarrollo y funcionamiento de la entidad en la consecución del fin propuesto en su actuar. El Ministerio de Justicia también velará por el funcionamiento de la asociación y podrá imponer sanciones administrativas recurribles. Estas normas de relación y doble fiscalización en su actuar, constituyen relaciones de dependencia y subordinación de la organización a los intereses estatales.

Conclusión: las asociaciones en Cuba se constituyen por un acto de autonomía privada seguido de un control administrativo de tal iniciativa, procedimiento que concluye con la inscripción en el Registro correspondiente, que determina su personalidad jurídica.

Existen en Cuba asociaciones de que tiene una forma especial de constitución, por ejemplo, las cooperativas de de créditos y servicios (CCS), y de producción agropecuaria (CPA). En estos casos los interesados requieren que el Estado declare, que reconoce como persona jurídica a la agrupación, siempre que se constituyan conforme al contenido indicado, y a las condiciones impuestas, por la Ley 36 de 22 de julio de 1982.

El Estado comprueba si dichas condiciones han sido cumplidas por el ente que se le presenta, y en caso afirmativo, la constatación oficial de las observancias prescritas y el consiguiente orden de registración y publicidad, son los que le confieren personalidad jurídica al ente. La ley no es la fuente de dicha constitución.

Las organizaciones políticas, sociales y de masas reconocidas como personas jurídicas en nuestro ordenamiento jurídico, también tiene una sui generis de su formación. Esta, son consideradas en el sistema legal como organizaciones de personas con independencia jurídica, a cuyas decisiones y acuerdos se concede el valor de actos de voluntad, con poder de disponer y obligar a su patrimonio, por cuestiones histórico-políticas.

Estándar