Cambio, Mi Isla

Más allá del horizonte

Me llamó la atención el comentario del lector SERGIO, que pregunta: ¿Qué pasa, que no acaba de concretarse una oposición sólida en Cuba?

Según su escrito, Sergio salió hace poco de la isla y aún tiene frescas las contradicciones y temores de “acá”. Piensa que la gente sigue paralizada, a pesar de saber que el sistema político y económico es un fracaso, porque le temen algo peor. Como dicen refrán popular: “es mejor estar en Guatemala que entrar en Guatapeor” o “es mejor malo conocido que bueno por conocer”

El comentarista afirma que la dirigencia histórica sigue en el poder, primero, porque la oposición no tiene un modelo que proponer para el futuro de Cuba, segundo, porque la nefasta maquinaria de propaganda, adoctrinamiento y desinformación, sataniza el capitalismo hasta límites “apocalípticos”, ejemplificándolo con el modelo social norteamericano: “libertad TOTAL, el Estado no está para controlar…, y las cosas funcionan si son privadas”

Sugiere a la disidencia, que si son una opción “A LA AMERICANA”, lo tendrán difícil con el resto de los cubanos, “que no quieren andar dando bandazos de la extrema izquierda estalinista a la extrema derecha “republicana” y neoliberal…, los cubanos quieren lo mejor del capitalismo y lo mejor del socialismo”.

Ilustra sus consideraciones con dos formas de presentación y modelos económicos, para los grupos opositores:

Primera propuesta: “somos TAL grupo, aquí tienen mi programa: Cuando se logre la democracia queremos una Cuba liberal, donde la libre empresa y las leyes del mercado marquen la pauta de la sociedad, el gobierno dejará al mercado hacer y autorregularse, cada quién tendrá su seguro médico si quiere atenderse, y todo o casi todo, será privado, porque el Estado es un incompetente”.

Luego pregunta “¿Qué haces si no alcanza para cubrir el tratamiento de cáncer de tu padre?”. “Sabemos que la salud es lo más preciado y por tanto lo que más se tiene en cuenta”, argumenta. En este punto estoy de acuerdo con Sergio, en futuro de cambio, no todos seremos empresarios prósperos.

Coincido también cuando afirma que “la oposición tiene que centrarse, y cada grupo, independientemente de que el punto común (fin de la dictadura y el establecimiento de la democracia) tiene que mostrar un programa detallado.

Lamentablemente la mayoría de los grupos opositores dentro de la isla, no tiene claro que es un programa político, en ocasiones, no saben lo eso significa. Incluso es difícil saber, a qué corriente ideológica se afilian. A veces tengo la impresión, que asocian el término liberal con liberación, por lo que es difícil conocer cuál es el modelo o alternativa de gobierno que proponen a la sociedad cubana.

Segunda propuesta: “somos MÁS CUAL grupo y este es mi programa: Cuando Cuba sea libre queremos total libertad y apoyo para la libre empresa, pero sujeto a normas económicas, financieras y fiscales que eviten desbalances en el sistema que luego pagan los contribuyentes. Habrá un sistema fiscal serio, para crear una seguridad social que cubra las necesidades básicas: derechos laborales, sanidad universal y gratuita, facilidades para la educación. El estado dejará hacer cuanta iniciativa empresarial se tenga…, pero nunca dejará al mercado controlar totalmente el rumbo económico del país. Tendremos una planificación económica seria, basados en industrialización e I+D como garantía de un crecimiento económico sólido y progresivo…, y no en actividades económicas coyunturales como negocios inmobiliarios o el turismo, que son pan para hoy y hambre para mañana”.

Sergio insiste en la necesidad de explicar que “existe un capitalismo que respeta el derecho de la gente a tener sus negocios, desde una cafetería, una empresa de diseño…, hasta una multinacional metalúrgica… y facturar millones de euros y ser millonario…, todo esto siendo cubano de cuba, con su ingenio y trabajo, y que a la vez, tendrá sanidad y educación universal y gratuita garantizada para él y su familia…, y todo aquel que cotice a la seguridad social…, y además, derecho a colegios y universidades y sanidad privada para el que lo desee”.

El comentarista no cree que el mal de Cuba se deba al socialismo, sino al FIDELISMO. “El mal nuestro es Fidel y su dictadura, los dictadores no son comunistas ni capitalistas”, argumenta. Tampoco quiere el modelo americano y considera que es hora de que los cubanos “nos fijemos más en modelos sumamente desarrollados y socialmente justos y equitativos, que no igualitarios”.

Les aconseja a la disidencia “SACAR LA CABEZA DE MIAMI y echar un vistazo a Alemania y el resto de Europa, (menos España, Portugal e Italia), da igual si el gobierno es de izquierda o de derecha, influye lo suyo, pero en mayor medida han conciliado muy bien libertad y desarrollo económico, con alto nivel de bienestar y justicia social”

“si hay algún grupo que tenga un programa con estas ideas…, me apunto desde ya y mi familia también…, de lo contrario me solidarizo, los apoyo en la causa común de que los castros se marchen…, pero no tendrán mi voto ni mi confianza…, y creo que por ahí va el sentir de la mayoría de los cubanos de cuba”, termina.

También creo que es necesario explicar desde ahora QUÉ OFRECE LA OPOSICIÓN A LOS CUBANOS”. El modelo económico debe ser escogido por todos en elecciones libres, y se aplicará el del grupo político que logre ver MÁS ALLÁ DEL HORIZONTE”.

Laritza Diversent

Estándar