Derecho de propiedad, Iniciatica económica privada, Mi Isla

Medidas gubernamentales aumentan expectativas en la población.

cuentapropista

En su más reciente discurso el General de Ejército, Raúl Castro Ruz, anunció una serie de medidas que afectan los derechos laborales de la población cubana. La más trascendental de todas, fue la ampliación del trabajo por cuenta.

Según el también Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, el gobierno acordó ampliar el ejercicio del trabajo por cuenta propia, como una alternativa de empleo, y la eliminando varias prohibiciones vigentes, para el otorgamiento de nuevas licencias.

El auge actividad económica individual comenzó en la isla en 1989 con la caída del campo socialista, como una medida gubernamental para reajustar la economía, debido la falta de créditos y la imposibilidad de obtener la cooperación de los organismos financieros internacionales. A partir de 1997, el Estado restringió el otorgamiento de licencia reduciendo al mínimo el sector económico independiente.

En la actualidad, el trabajo por cuenta propia está sometido al control y supervisión del gobierno que lo concibe como un complemento de la actividad estatal. Tiene carácter municipal y se ejerce de forma individual.

La autorización para su ejercicio es renovable cada dos años. Abarca las actividades de producción y comercialización de los bienes y servicios, en el domicilio del titular, y solo se puede ofertarse a personas naturales.

En la isla está prohibido realizar cualquier actividad de producción, transformación o venta de mercancías o prestación de servicios sin autorización. La Resolución No 9/2005 “Reglamento sobre el ejercicio del trabajador por cuenta propia” del Ministerio del Trabajo y Seguridad Social, enumera en una lista las actividades que expresamente se pueden realizar. La norma aprueba 118 actividades y autoriza el otorgamiento de nuevas licencia sólo para 40 de ellas.

La legislación exige a los cuentapropistas comprar la materia prima en el mercado minorista en divisa, sin embargo tiene que ofertar sus producciones y servicios en moneda nacional. Condición que por una parte impide el desarrollo de la iniciativa económica privada y por otra propicia el auge de la ilegalidad. Los cuentapropistas recurren al mercado negro para poder mantener sus negocios y la licencia otorgada.

Igualmente el Segundo Secretario del Partido Comunista de Cuba, anunció que el Consejo de ministro aprobó la aplicación de un régimen tributario para este tipo de actividad, supuestamente para garantizar que los nuevos cuentapropistas contribuyan a la seguridad social, abonen impuestos sobre los ingresos personales y las ventas, y aquellos que contraten trabajadores paguen el tributo por la utilización de la fuerza de trabajo.

Las medidas generaron expectativa dentro de la población, principalmente las referidas a la comercialización de nuevas producciones y flexibilización en la contratación de fuerza de trabajo. Su implementación exige del gobierno una reforma del ordenamiento jurídico. La legislación penal que prohíbe contratar mano de obra o utilizar medios o materiales de procedencia ilícita, aun teniendo licencia.

Laritza Diversent

Estándar