Mi Isla

Marambio no tiene porque temer

En el ordenamiento jurídico cubano no existe ningún procedimiento que le permita, al ex escolta del derrocado presidente Salvador Allende, declarar como acusado, ante la fiscalía chilena.

El será juzgado, según la ley cubana y dentro del territorio nacional, en persona o ausente. Si regresa a la isla, para responder por la acusación, puede contar con la posibilidad de cumplir sentencia en su país, si existen tratados al respecto entre las dos naciones.

No obstante lo anterior, la citación oficial emitida por el MININT y publicada en la Gaceta Oficial, órgano de divulgación de leyes y actos de gobierno, no cumple con los requisitos formales exigidos la ley procesal cubana. Normalmente las autoridades en Cuba en su proceder actúan por cuenta propia e irrespetan la legalidad.

En el llamamiento a Marambio se expresa el Instructor que lo dispuso; el nombre, apellidos y domicilio del citado; el motivo del requerimiento; el día en que debía realizarse la diligencia y el apercibimiento (advertencia por la no comparecencia).

Sin embargo, no expresa ni el lugar ni hora en que debe personarse el empresario izquierdista, requisitos exigidos por la ley. Tampoco fue autorizada por autoridad judicial. El precepto exige que “la diligencia de citación se hace por medio de cedula expedida por el secretario” del tribunal actuante.

En caso de que una diligencia judicial se practique sin observarse lo dispuesto en la Ley de Procedimiento Penal, esta establece su nulidad, en su artículo 86. La propia nota del MININT hace referencia al precepto. Este, al propio tiempo aclara, que si la persona citada manifiesta conformidad con la misma, surtirá la citación todos sus efectos legales.

Por último falta aclarar, si la orden de búsqueda y captura tiene repercusión internacional.

La publicación en la Gaceta Oficial de la República de Cuba, de ambas notas de requerimiento, es un requisito previo a la declaración en rebeldía y enjuiciamiento en ausencia, para el caso de los acusados que se encuentre fuera del territorio nacional.

El sistema judicial cubano prevé la continuidad de la tramitación del proceso contra el acusado declarado en rebeldía hasta su resolución definitiva, cuando se trate de delitos contra los intereses fundamentales, políticos o económicos, de la nación.

Marambio no tiene porque temer. El gobierno revolucionario no tiene la intención perseguir internacionalmente al empresario, que gracias a sus negocios en la isla, maneja un holding de empresas que mueve más de 100 millones de dólares anuales. Eso sí, sabe que no puede regresar y perderá todo lo que tenía y disfrutaba aquí.

Estándar