Mi Isla

Filtros aduanales

Los cubanos que opinan públicamente respecto al gobierno, están condenados a sufrir el decomiso. La Aduana Postal y Envíos (APE), entidad perteneciente a la Aduana General de la República (AGR), tiene un filtro de incautación para envíos del exterior, aplicable a los disidentes.

En menos de 2 meses, al referido órgano estatal me decomisó dos envíos precedentes de los Estados Unidos. El más reciente se me notificó el pasado 13 de agosto, por medio de la Resolución de Decomiso No 1209 de 29 de julio de 2010 y un Acta de Retención y Notificación, ambos documentos firmados por Danny Samada Rivero, Inspector de Control de Aduana.

Si te pasa una vez, puede tratarse de una casualidad. Una segunda sería ensañamiento; pero si otras personas con tus mismas inquietudes políticas sufren lo mismo, entonces, se trata de una estrategia estatal. Una forma sutil de castigar a los que se atreven cuestionar el sistema.

No hay dudas, la medida administrativa tiene un trasfondo político. No por coincidencia se aplica desde hace varios meses en el decomiso envíos procedentes desde el extranjero a varios discrepantes del gobierno, entre los que se encuentra la autora del blog “Generación Y”, Yoanis Sánchez.

Según Samada Rivero, el contenido del paquete atentaba contra los intereses generales de la nación. Dispuso su decomiso aparándose en la Resolución No 5-96, del Jefe de la AGR. La primera fue aplicada por medio de la Resolución de Decomiso No 978, el pasado 8 de junio. En esa ocasión Raimundo Pérez García, Inspector de Control de Aduana, incautó el envío argumentando las mismas razones y fundamento legal.

La Resolución No. 5 de la AGR, vigente desde 1996, permite la aplicación dentro del territorio nacional, del Convenio internacional sobre la represión de la circulación y trafico de publicaciones obscenas.

La norma prohíbe la importación mediante envíos, de “cualquier objeto cuyo contenido sea considerado contrario a la moral y las buenas costumbres o que vayan contra los intereses generales de la Nación”. Dispone además, que los productos decomisados se entreguen al organismo correspondiente del Ministerio del Interior.

En ambas resoluciones los Inspector de Control de Aduana, Samada Rivero y Pérez García, omitieron explicar en qué modo afectaban los artículos importados los intereses generales de la nación. La mayoría; productos de los de aseo, sanitario y de oficina, de uso generalizado, doméstico y cotidiano; están en venta en los establecimientos comerciales estatales y en tiendas recaudadoras de divisa, dentro del territorio nacional.

A finales de julio, interpuse recurso de apelación ante el jefe de Aduana Postal y Envío, solicitando la anulación la primera resolución decomiso. El pasado 17 de agosto, se me notificó la Resolución de Apelación No 231 de 2010, que declaraba sin lugar mi pretensión.

El funcionario, Raúl Gómez Badía, máxima autoridad del organismo estatal actuante, consideró correcta la medida aplicada por el inspector aduanal, Raimundo Pérez García. La decisión agotada la vía administrativa y abre la judicial. Mi próximo paso será hacer valer mis derechos ante los tribunales de justicia revolucionarios.

Tal vez, la nueva ofensiva tenga otro objetivo. Destruir los tibios intentos por restablecer las comunicaciones entre Cuba y Estados Unidos. Los productos fueron importados desde país norteño, a través de la agencia “Servicio Postal Universal” de la Oficina de Cambio Internacional (OCI). En septiembre de 2009 representantes cubanos y norteamericanos iniciaron conversaciones para normalizar el servicio de correo postal entre ambos países.

Por otra parte, los filtros aduanales de decomiso demuestran que los intereses políticos de los que dirigen el país, se equiparan a los intereses de todos los cubanos. Igualmente se castiga, aplicando extraordinaria y arbitrariamente la legislación vigente, a un grupo de ciudadanos, que manifiestan públicamente su sentir sobre el gobierno.

Laritza Diversent

Estándar