Mi Isla

El arma letal de la Revolución cubana

 

En Cuba no se teme al dolor físico, sino a todas las armas del gobierno para reprimir. La más letal: la ley y sus castigos. El medio perfecto para privarte de todo: tu libertad, tu casa, tus bienes, incluso el deseo de vivir y de inhibir a todo cuanto te rodea. La aplicación estricta y severa de normas legales que culpan por sobrevivir, pensar o hablar.

Jeovany Giménez Vega, Especialista de Primer Grado en Medicina General, tal vez se negó a sentir ese temor, cuando decidió enviar un escrito, el 31 de marzo del 2006, al Comité Central del Partido Comunista de Cuba , explicando a camisa quitada, como decimos los cubanos, los problemas neurálgicos de del sector de la salud.

Su escrito fue calificado de subversivo y su conducta contraria a los principios de carácter social, moral o humano que genera la ‘sociedad justa y socialista’. Su actitud era un peligro para el crédito y prestación que ofrecía al pueblo, el Ministerio de Salud Pública. Mucho más incluso, que la muerte por inanición de casi una treintena de enfermos mentales.

Giménez Vega espero cualquier cosa, reuniones, consejo disciplinarios, amonestación pública, etc., menos que lo inhabilitaran como médico por tiempo indefinido. Debían hacerles pagar la insolencia de cuestionar la política económica del país, las decisiones que se adoptan sobre la colaboración médica en el exterior, y el atrevimiento de demandar, para los trabajadores del sector, un diseño de vida distante a los ‘principios de la sociedad revolucionaria’.

Jeovany dijo lo que pensaba, pero su escrito no tenía la forma deseada y lo envió al lugar equivocado. Ya lo dijo Raúl Castro en su último discurso, aceptan “las diferencias de opiniones expresadas preferiblemente en tiempo, forma y lugar, o sea, en el lugar adecuado, en el momento oportuno y de forma correcta”.

No le perdonaron la sinceridad y el atrevimiento de decir, sin adornos, que el salario de los profesionales y técnicos de la salud, es “evanescente” y los lleva a una vida de agobio, agonía urgencias a expensas de pacientes agradecidos, conduciéndolos a una vida sin apego a la ética médica. Tampoco que la misiva fuera rubricada por 300 trabajadores del sector.

Tenían el juez perfecto, José Ramón Balaguer Cabrera, el destituido Ministro de Salud Pública, cuya incompetencia llevo a la muerte a pacientes enajenados. Tal vez se distrajo mucho castigando a los inconformes. Si hubiese escuchado los reclamos del Jeovany, a lo mejor el Sistema de Salud cubano, no cargara hoy con tan fea mancha.

Luego apelaron al arma ideal, la Resolución no 8 de 7 de febrero de 1977 que pone en vigor el procedimiento para la suspensión e inhabilitación de profesionales o técnicos de la salud, por infringir “las disposiciones legales y reglamentarias vigentes al respecto o que actúen con manifiesto desconocimiento del valor social, moral y humano que la medicina debe tener en nuestra sociedad”.

Balaguer, amparado en la referida norma, dictó la suya, la Ministerial No 248 del 2006. No le importo que la actitud de Giménez Vega no constituyera una infracción en la disciplina laboral ni que tampoco tuviera relación con el desempeño de sus funciones como médico. Lo prohibió el ejercicio de la medicina de por vida y en todo el territorio nacional. No por dejar morir incapacitados mentales de hambre, sino por decir lo que pensaba.

Si Jeovany hubiese estado involucrado en el caso Mazorra, tal vez la justicia revolucionaria, no hubiese sido tan severa. Solo dos de los profesionales de la salud enjuiciados, le aplicaron como sanción accesoria, la prohibición del ejercicio de la profesión, pero por igual tiempo que la pena principal fijada. Incluso, los sancionados disfrutan de la posibilidad de recurrir la decisión del tribunal.

De igual forma la justicia socialista cuando quiere es lenta. Los sucesos del hospital Mazorra tardaron más de un año para enjuiciarse. La sentencia dictada por Balaguer juzgando a Giménez Vega demoro menos de seis meses.

No le dieron la posibilidad de recurrir su decisión, cuanto más quejarse ante la Fiscalía, que no aprecio en su caso, violación alguna de la ley, a pesar de que el Ministro no alegó precepto legal alguno, que tipificara la infracción cometida por el joven. En la inhabilitación de Jeovany como médico, nada tuvo que ver la mala praxis. Más bien fue una advertencia a los 300 que se sumaron a sus reclamos.

A eso se teme en Cuba: a la ley que legitima la represión y justifica cada una de las acciones gubernamentales por arbitrarias que sean, y al castigo ejemplarizante. Los inconforme, los disidentes y todo aquel que ose desobedecerlos, saben a qué se enfrentan: un poder capaz de hacerlos nada, de enterrarlos para que nunca vuelvan a levantar la cabeza, el arma letal de Revolución cubana.

Laritza Diversent

 

Estándar

8 comentarios en “El arma letal de la Revolución cubana

  1. Guillermo Navarro dijo:

    El Caso de Mazorra se supo ahora porque alguien utilizo un cellular y tomo las fotos ,que circularon por todo el mundo , tengo un amigo enfermero , que lleva aqui 10 anos y me cuenta que eso era normal en los inviernos cuando bajaban las temperaturas a extremos que estos depauperados y hambrientos , enfermos mentales , sin comida ni abrigo , morian cada ano ,los tiraban en un cuarto que cabian alrededor de 8 cadaveres y a veces eran mas de 8 , siempre ha sido asi , sin que nadie protestara ni denunciara nada , en la Isla del Dr Castro ,y en particular Mazorra , segun el, se lo robaban todo , mantas colchas medicinas , comida , y todo el mundo estaba el la comedera , sacaban de todo, incluso en ambulancias , y los pobres enfermos , eran los paganos , como explique arriba , gracias a las fotos que alguien con el corazon en el medio del pecho tiro , es que se sabe este genocidio , que no es nuevo ha sido asi toda una vida , varias generaciones de chupa tintas han disfrutado de pingues ganancias a costa de esos enfermos mentales que a nadie tenian para que defendiera sus derechos humanos , todos , todos son complices y alli trabajan como 2,000 empleados , sobre sus conciencias tendran que llevar esos asesinatos y algun dia seran juzgados por algo , pero tiene que haber justicia , no solo son los 16 que juzgaron , ahi , comian muchas personas , ASESINOS !!!!!

    Me gusta

  2. Jesus2011 dijo:

    Los documentos referidos por Laritza están en los enlaces de:

    http://medicinacubana.blogspot.com/2011/03/un-medico-cubano-inhabilitado-para.html

    Curiosas las “razones” del ministro Balaguer para resolver la inhabilitación: Un importante número de los firmantes del escrito “declararon” que no firmaron ése documento y que el comportamiento del doctor Jeovany no se ajustaba a los valores éticos.
    O sea que la “verdad”, “ética” y “profesionalidad” del doctor está subordinada a la opinión de los que le rodean, opinión que no puede ser creíble porque los mismos que parecen vituperarle expresan “trabajar por algo más que un salario, trabajan para regalar la salud no para cobrarla, trabajan por dignidad, por humanidad y porque confían plenamente en la revolución” . Ésto es una MENTIRA PODRIDA.

    Me gusta

    • Elo dijo:

      Não consegui acessar os conteúdos dos links mencionados.
      Seria interessante, ainda, publicar o documento redigido pelo Doutor Jeovany Giménez Vega.

      Saludos desde Brasil,

      Elo

      Me gusta

  3. Puta Armienne dijo:

    En esa represión se ha basado el castrismo desde su principio y es la piedra angular sobre la que descansa el sistema.
    Una represión que abarca todo pensamiento del cubano y todo y cada uno aspecto de su vida pública y privada.

    Me gusta

  4. Jotavich dijo:

    Laritza muy buen articulo, conozco bien de lo que hablas pues tuve una experiencia muy fuerte en Angola al ver con la inpunidad que el gobierno hace y deshace incluso fuera de cuba.
    saludos.

    Me gusta

  5. Es una injusticia lo que se hace en la Isla con aquellos que piensan diferente. Tratar de ser fuerte y remar contra la corriente.
    En mi pais en la epoca de la dictadura era similar, solo que el miedo consistia en que fueras llevado a algun centro clandestino y te torturasen
    el temor porque alguien te encontrara algoo indebido y te acusaran, quemar papeles y libros que te comprometiesen
    Realmente entiendo lo dificil que es la situacion que se les plantea a vosotros
    Desde la Argentina, mi sincero apoyo a su lucha incondicional

    Me gusta

  6. Gabriel dijo:

    Querida Laritza,

    Están haciendo una injusticia con Jeovany Giménez Vega. Es una injusticia enorme, muy notoria y que no deja ningún lugar a dudas.

    Creo que Jeovany se merece toda una campaña intensa y persistente para reclamar que se le haga justicia. Sería conveniente hacer públicos más detalles sobre su caso. Una copia de las sentencias judiciales y del escrito original debería de subirse a Internet, al igual que un video haciéndole una entrevista.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s