Mi Isla

Lógica, Absurdo y el Socialismo en Cuba

La Lógica de paso por Cuba. Sentía curiosidad por conocer cómo funcionaba la democracia socialista, pero se lleno de dudas. Preguntó a todos cuanto vio y solo el Absurdo supo contestarle. ¿Porque las decisiones de un partido político han sido tan determinantes en la vida de todo un pueblo? Fue su primera inquietud.

El sexto congreso Comunista, introdujo su explicación Absurdo, discutió el proyecto final de lineamiento de la política económica y social del Partido y la Revolución, para actualizar el modelo económico cubano y garantizar la continuidad e irreversibilidad del socialismo.

La continuidad del socialismo, como sistema, debe ser decido por todos los ciudadanos, interrumpió Lógica ¿Entonces porque un Partido político de casi 800 mil miembros, decide los temas a debatir y que es lo que debe o no reformarse? ¿Fueron ellos elegidos por el pueblo?, preguntó

El Partido no participa en las elecciones, pero es la fuerza dirigente del estado, contestó Absurdo. En este país tenemos una precisa, que defendemos si es necesario con las armas: “Solo el socialismo es capaz de vencer las dificultades y preservar las conquistas de la revolución”, afirmó.

¿Significa que el Partido Comunista tiene más poder de decisión que la Asamblea Nacional, el órgano que representa y expresa la voluntad de 11 millones cubanos? Inquirió Lógica. No lo veas así, replicó Absurdo. Míralo como el Partido del pueblo.

¿Entonces los cubanos decidieron ellos mismo imponerse permisos para entrar y salir de su propio país, que solo los extranjeros pudieran tener empresas privadas dentro de la isla, y ellos se dedicarían a la economía de timbiriche? Preguntó Lógica. Si así es, dijo Absurdo, todos estamos decidido a sacrificarnos por la Revolución y el Socialismo.

Según tengo entendido, continuo indagando Lógica, ahora la Asamblea Nacional debe transformar en ley, las decisiones adoptadas en el Congreso comunista, comentó lógica. Si, esa fue la recomendación del partido, reafirmó Absurdo. ¿Entonces el partido manda y la asamblea obedece, sin antes preguntar al pueblo? inquirió Lógica.

En realidad los lineamientos les fueron consultados a los cubanos. Por solo dar un dato, se analizaron con un poco más de 8 millones de participantes y 3 de ellos hablo en los debates, una verdadera lección de democracia, comentó Absurdo.

Pero me acabas de decir que el Partido no es un órgano electo por el pueblo, lo interrumpió nuevamente Lógica, entonces para que haya institucionalidad debe haber plebiscito, replicó. Logísticamente un referendo popular es un gasto de recurso, que el momento histórico que estamos viviendo, no podemos asumir.

A nuestros dirigentes históricos, les pareció más necesario invertir esos esfuerzos en un desfile donde mostráramos nuestro arsenal militar a nuestros enemigos. Muchos son los que quieren destruir la Revolución y el socialismo, por eso, solo ellos tiene experiencia para decidir lo mejor para todos, explico Absurdo.

¿Esos es democracia? preguntó con asombro lógica. Absurdo frunció el rostro y puso cara de pocos amigos. Lógica comprendió que no debía seguir preguntando. Algo le decía que jamás entendería las explicaciones de absurdo, mucho menos razonaría, cómo funcionaba el socialismo en Cuba.

Laritza Diversent

Estándar