Mi Isla

Revendedores, una constate preocupación para lectores de Granma

Laritza Diversent

Es cierto que el pregón de los merolicos es molesto, pero es la mejor opción que tienen los que recurren a los hospitales a atenderse o a cuidar un enfermo, no creo que prohibir sus ventas sea la solución”, comentó María Elena, mientras compraba un bocadillo a un revendedor en el Hospital Julio trigo en Arroyo Naranjo.

Sin embargo, L. Álvarez Padrón está “en total desacuerdo que cuentapropista de disimiles oficios acudan a realizar sus ventas a diferentes centros hospitalarios”. Así lo hizo saber en su misiva publicada el pasado 25 de marzo, en la sección Cartas a la Dirección del diario Granma, donde también recibió respuesta del gobierno, este 27 de mayo.

El viernes, el diario publicó la “respuesta con las medidas adoptadas para eliminar las ventas por cuenta propia en instituciones de la salud”, de parte del Doctor Alfredo Gonzales Lorenzo, máximo representante del sector de la salud en la provincia La Habana, al comentarista Álvarez Padrón.

El lector se quejo de los “…vendedores de ropa de canastilla que irrumpen en las salas o cubículos de parto del Hospital Nacional, pregonando en cada habitación lo que venden, causando molestias muy indeseables”

“Es una situación que no podemos permitir por todas las consecuencias negativas que trae consigo, por ello se han estado aplicando en diferentes momentos, medidas para enfrentarlas sin que hayamos conseguido el efecto necesario”, reconoció la Dirección Provincial de Salud en la capital, quien admitió “se produjo un rico intercambio sobre el tema” entre el lector y la dirección de referido hospital.

También informó que “Los planteamientos de la carta y el hecho en sí”, fueron discutidos en los hospitales con sus directores y trabajadores. Según el Doctor Gonzales Lorenzo, la administración provincial planeó un programa de acciones, que incluye la aplicación de medidas y exigencia de responsabilidad individual y colectiva a los trabajadores del sector.

Hizo saber también, que el Consejo de Administración Provincial (CAP) de la capital, acordó en reunión este 11 de abril, incluir “en las regulaciones de las áreas para el trabajo por cuenta propia, la no autorización de ventas en los alrededores de los hospitales”.

“Es verdad que venden caro pero con un pastelito o un juguete de los merolicos aquí, puedo calmar por momentos la inquietud de hijo durante las 4 o 5 horas que tengo que esperar para que nos toque el turno en la consulta, porque en la cafetería del Estado nunca hay nada”, dijo Xiomara, la madre de un menor que mensualmente se atiende en ortopedia del hospital pediátrico de Boyero “William Soler”

Aun cuando el estado se declaró incapaz de satisfacer los servicios que demanda la población, el Doctor Gonzales Lorenzo, al finalizar su respuesta, solicitó “la cooperación de todo nuestro pueblo en el combate revolucionario, para no permitir que proliferen los vendedores”, en los hospitales.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s