Historia de un ‘ocupa’

Yaremis Flores.

El coordinador del Proyecto Cultural OMNI Zona Franca, Amaury Pacheco del Monte, es un hombre soñador. Fantasea poder brindar a su familia una vida confortable. Lejos de los malabares para satisfacer necesidades de sus seis hijos menores. Su familia sufre la escasez de vivienda en nuestra isla, y encima, la indolencia institucional y humana.

Hace 4 meses Amaury ocupó ilegalmente un apartamento en el capitalino reparto Alamar. Irrumpió en un inmueble, objeto de vandalismo y reservado por amantes. El apartamento permaneció vacío durante años, sin embargo fue solicitado por varios vecinos que vivían hacinados o presentaban problemas graves de salud, y necesitaban un apartamento como ese, en los bajos. Amaury vivía en condiciones infrahumanas, como otros cubanos; aún y cuando, según el texto constitucional, todos tenemos derecho a una vivienda digna.

La máxima de que tu mejor amigo es el vecino más cercano, no se hace sentir tan fuerte en nuestros días. La vecina de los altos, duerme tranquilamente sin abrir una llave de paso que pudiera abastecer de agua a los nuevos inquilinos. Rehúsa hacerlo hasta que alguna autoridad lo determine.

Semanas transcurren sin tener acceso al agua ni fluido eléctrico. Instituciones como los Comité de Defensa de la Revolución, Federación de Mujeres Cubanas y Trabajadores Sociales, han hecho acto de presencia; cual mal estudiante que acude a la escuela sólo para dar la asistencia. Se muestran inmutables frente a la carencia de lo indispensable. El Consejo de Vecinos también permanece sordo y mudo ante los sucesos.

Representantes de algunos organismos me advierten decir que ya pasaron por aquí si alguien verifica; levantan un acta como constancia y se van”, señala Iris Ruíz, esposa de Amaury. “No admitiré una respuesta burocrática”, afirma, con su hija recién nacida en brazos; quien dormida, parece ajena a lo que acontece.

Recurre a mi mente, una de las frases más conocidas de nuestro Héroe Nacional, José Martí: “Los niños son la esperanza del mundo”. Resulta irónico ver una familia que ha contribuido a la ya demacrada tasa de natalidad de nuestro país, y no puede recibir una salida a su problema.

La Ley General de la Vivienda, ofrece algunas vías de solución a casos como este. Una de ellas es facilitar la condición de arrendatarios a los ocupantes ilegales, con posibilidades de compra de la vivienda y pago del precio establecido.

Creo en el refrán popular “cuando se quiere se puede”. No obstante, la familia de Amaury espera un veredicto favorable de los indolentes. No por piedad, sino por cumplir con su deber y las disposiciones legales vigentes.

Anuncios

2 thoughts on “Historia de un ‘ocupa’

  1. UN FRATERNAL SALUDO POR TU BLOG ¡UNA VENTANA A LA REALIDAD CUBANA DE HOY! (JURICONSULTO DE CUBA): LA OCUPACION DE Amaury Pacheco se repite en otros lugares, pues es el resultado de la situación político-social generada por el entramado JURIDICO-POLITICO determinado por el REGIMEN DE CUBA…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s