Tribunal suspende desahucio

 

Digital StillCamera

Laritza Diversent

El pasado 21 de enero, el Tribunal de la Habana suspendió el desalojo de Yamilé Barges Hurtado de su casa frente al hotel Cohíba y de los herederos de la otra permutante, en el Este de la Habana, previsto efectuarse el martes 22.

Según Barges Hurtado, un alguacil del órgano de justicia comunicó la decisión a los representantes de las organizaciones de masa de su vecindario, aproximadamente a las 5 de la tarde. El funcionario dijo que el órgano de justicia suspendió el desahucio por cuestiones de seguridad. “A mí nadie me aviso”, afirma.

Eleazar Yosvany Toledo Rivero, de 34 años, responsable de sacar a Yamilé de su propiedad, vía telefónica también informó la decisión a factores del barrio. Supuestamente el demandante avisó al tribunal desde el 18 de enero la imposibilidad de realizar el desalojo por falta de transporte.

El heredero excluido, solicitó al órgano de Justicia la nulidad de la permuta que realizaran ambas familias hace 10 años y el derecho a ocupar la casa de Yamile frente al Cohíba. El tribunal accedió sin haberle reconocido la propiedad.

No obstante el tribunal no desiste. Llamó a los herederos de Rivero Domínguez y los representantes de las organizaciones de masa del Vedado y del reparto Bahía, para una comparecencia, el próximo 25 de enero. “Tampoco me citaron”, agrega Barges Hurtado, quien asegura, el desalojo está planificado para el 5 de febrero.

Yamile supo de la suspensión por los herederos de la otra permutante y vecinos citados por el órgano de justicia. “Es una guerra psicológica”, asevera. El 15 de noviembre estaba previsto que ocurriera el desalojo y tampoco pasó. “No aguanto más, me tienen psiquiátrica, que pase lo que sea”, agrega.

En cuba no es común que los tribunales desahucien. Los desalojos, llamados “extracciones”, son realizados por la DMV, después de declarar ilegales a los ocupantes de un inmueble. En el caso de Barges Hurtados el órgano administrativo actuar cuando el TPP reconozca la propiedad a uno de los herederos en litigio.

Los herederos de la otra permutante intentan demandar a Eleazar para que demuestre su derecho a la vivienda y paralizar el desahucio. Yamile planea presentarse en el proceso como parte interesada. Necesita dirección letrada y solo los abogados afiliados La Organización Nacional de Bufetes Colectivos, única de su tipo en el país, pueden representarla ante los tribunales u órganos estatales. Ella no confía en ninguno.

Según Yamile para defenderse contrato los servicios de 3 abogados. La primera, la Lic. Clara Elena Díaz Olivera se le vendió con la contraparte, la Lic. Alba Rosa Perna Recio. Los otros al saber quién representaba al heredero excluido, dieron por perdido el caso.

Barges Hurtado afirma en el caso hay corrupción porque entre la jueza Dania Pardo García, ex presidenta de la sala juzgadora, hay relaciones de amistad. “En la última comparecencia, salieron a almorzar juntas”, comenta.

La casa frente al Cohíba

Yamile Barges Hurtado

LA HABANA, Cuba, diciembre,  www.cubanet.org.-El pasado 15 de noviembre, el Tribunal Provincial Popular (TPP) de La Habana tenía previsto desalojar a Yamilé Barges Hurtado de su vivienda, ubicada frente al Hotel Cohíba, después de anular una permuta que realizó hace 9 años.

Ese día también debía desahuciar a los herederos de Teresa Luisa Rivero Domínguez, la otra permutante en el reparto Bahía, barrio periférico al Este de la Habana, lugar de origen de Yamilé. Según fuentes anónimas, el desalojo no se produjo por falta de transporte.

Hasta la fecha, el TPP de La Habana no ha variado su decisión, acción que le corresponde ejecutar a la Dirección Municipal de la Vivienda (DMV) de Plaza. En el sistema legal cubano no existe la acción de desahucio. Los desalojos, llamados eufemísticamente “extracciones”, son realizados por la DMV, después de declarar ilegales a los ocupantes de un inmueble.

Yamile Barges Hurtado, el pasado 27 de noviembre recibió una citación del Tribunal para presentarse el 6 de diciembre en una comparecencia. Los herederos de Rivero Domínguez también fueron citados.

En la práctica judicial luego de dictarse la ejecución de una sentencia, no es usual citar a las partes nuevamente. No obstante, ese día los jueces advirtieron que en enero serían citados otra vez para analizar el asunto y efectuarán el desalojo, aunque Yamilé no es ocupante ilegal.

La DMV de Plaza debe actuar cuando el TPP reconozca la propiedad a uno de los herederos del litigio. La actuación del tribunal se limita a comunicar su decisión a los funcionarios de Vivienda.

El estado psíquico de Yamilé se deteriora con cada amenaza de extracción. Rompió puertas, ventanas y el piso que con tanto esfuerzo logró construir. “No voy a dejarle mi casa a nadie con las comodidades que creé para mi familia”, afirmó.

Alega que no puede vivir más en esa incertidumbre. “Quiero que mi problema se resuelva ya”, añadió. Su hija dejó de asistir a la universidad para no dejarla sola en ningún momento. Son evidentes su estado depresivo y el efecto de los medicamentos.

La número 54033 (1ra parte)

Yaremis Flores

La tarde del 7 de noviembre no imaginaba que cambiaría mi nombre por un número. Salí aproximadamente a las dos de tarde a llevarle una sopa a mi padre ingresado en un policlínico. Mientras bajaba la calle de mi casa la patrulla 950 rondaba la zona lentamente. Cuando casi cruzo la calzada, sentí un frenazo brusco. Un agente de la seguridad del Estado me nombró por mi nombre y dijo la usual frase: Tiene que acompañarnos y apaga el móvil.

Antes hice la llamada telefónica a la que tengo derecho natural y nadie puede negarme. Así al menos avisé sobre mi arresto. Sin merecer la corpulencia de los policías 29128 y 29130, por mi baja estatura, ser mujer y no estar armada, fui conducida al asiento trasero de la patrulla. Sin saber los motivos ni mi lugar de destino. Cuando pregunté, el agente se limitó a decir: Ya verás a donde te llevamos, tenía ganas de conocerte pero hoy tú vas a saber quién soy yo.

No fue mucha mi sorpresa al ver que mi destino era 100 y Aldabó. Aunque confieso pensé inicialmente solo serían unas horas de detención. Bajo el pretexto de difusión de noticia falsa contra la paz internacional, me tomaron muestras de sangre y ocuparon todas mis pertenencias. Una oficial me dijo que leyera un cartel en el que se muestran los derechos y deberes de los detenidos, como si de mucho valieran. Luego me trasladó hacia un pequeño cuarto donde me dieron un uniforme gris y me indicó siempre llevar mis manos detrás del cuerpo: ¡Para que no seas reprimida!

Me entregó dos sábanas, una colcha, una enguatada y una toalla. No recuerdo quién, pero alguien dijo: Ella va a pasar aquí unos días. Durante más de 3 horas de interrogatorio, el instructor del caso trataba de descifrar mi pensamiento y mi colaboración con Cubanet. Buscaba una explicación a lo que sus superiores calificaban como un proceso de metamorfosis: “de jueza a contrarrevolucionaria”. Dejando claro que esa no sería nuestra única plática, una oficial me trasladó a una celda junto a otras dos detenidas, que llevaban allí más de 30 días.

Muchas preocupaciones venían a mi mente, la salud de mi papá, mi niña de 3 añitos y la reacción de mi esposo, amigos y familiares. Me mostré calmada. Esa noche no comí nada. Traté de dormir. Cuando casi lo consigo, unos golpes en los hierros de la celda y los gritos de la carcelera me sobresaltaron. “¡54033, 54033!” No respondí. Cuando abrió la celda, la amargada mujer me miró y me dijo: “Chica, tu no oyes que te estoy llamando o te dieron el papelito por gusto”.

Entonces recordé que tenía en un bolsillo pequeño de la blusa, un cartoncito donde se leía: 54033/201. Significaba número de detenida y celda. Una de las chicas me dijo, “ahora ese es tu carné de identidad”. Mientras, la carcelera me dijo que recogiera todas mis cosas. Un poco aturdida empecé a abrocharme los zapatos y me advirtió con malas pulgas: No te arregles tanto que no vas tan lejos, vas para otra celda. “Pues voy para otra celda”, respondí. Esa fue mi primera noche en Aldabó.