Reajuste económico en detrimento de los derechos

 

El gobierno cubano recientemente lanzo su proyecto de lineamientos de la política económica y social, para ser aprobados en el próximo congreso del Partido Comunista de Cuba, previsto celebrarse en abril del 2011. Al parecer en los próximos 5 años, el tema de los derechos fundamentales de los cubanos estará fuera de la agenda estatal, principalmente los derechos laborales.

En Cuba el sistema económico se basa en la “propiedad estatal socialista de todo el pueblo” sobre los medios fundamentales de producción. En la nueva actualización del modelo económico, se toman una serie de medidas para eliminar subsidios, gratuidades y tratamientos paternalistas, pero no se mencionas las garantías ciudadanos frente al poder de una administración, que es completamente irresponsable ante sus gobernados.

El Estado socialista continúa figurando como el único ente capaz de satisfacer intereses generales de la sociedad cubana, tanto en el plano individual como en el colectivo. Las nuevas políticas fortalecen sus empresas en detrimento de los derechos de los trabajadores.

Estrategia ya puestas en práctica con las recientes modificaciones legislativas llevadas a cabo por el Consejo de Estado, las que tiene como principal objetivo eliminar la responsabilidad legal del “Estado Socialista”, en la protección trabajadores disponibles, y de las empresas estatales, en la reubicación de estos.

Frente a eses exceso de poder de la administración socialista, las garantías laborales son mínimas. Las empresas estatales tiene la facultad de realizar procesos de restructuración de plantillas, hacer despidos en masa y cuestionar la capacidad de los trabajadores, alegando falta de idoneidad.

El obrero, como único medio de defensa, cuenta con un “Órgano de Justicia Laboral de Base”, en el que uno de sus miembros representa a la administración de la entidad que lo despide o con los tribunales, que constitucionalmente reciben instrucciones directa del Consejo de Estado, el mismo que puso en vigor las medidas que restringen el ejercicio de sus derechos.

No hay derecho a la huelga y las manifestaciones se permiten, solo si son organizadas por el propio estado o sus organizaciones de masa. De todas formas la Constitución de la República deja bien claro que ninguna de las libertades ciudadanas puede ser ejercida contra la existencia y fines del estado socialista.

Evidentemente los derechos ciudadanos no están la lista de prioridades del estado cubano. El reajuste económico, busca únicamente la supervivencia de un sistema que ha probado con creces ser ineficaz, y la permanencia en el poder de la añeja dirigencia histórica socialista, a costa del bienestar de los cubanos.

Laritza Diversent

Representantes populares: los mejores y más capaces

Ejercer el voto, en el contexto cubano, es cumplir con un deber revolucionario. La revolución es sagrada, es la patria. Para mantener sus conquistas hay que sacrificarse. Lecciones socialistas que desde la cuna enseñan a las nuevas generaciones. Versos ideológicos repetidos una y otra vez.

‘No cerrar los ojos ante lo mal hecho y denunciar las ilegalidades’, es otra de las exigencia comunista bien difícil de cumplir. En fin, la regla es que nadie puede gozar de privilegios: “todos somos iguales y tenemos que vivir como iguales”. Excepto que seas hijo de alguien: de un ministro, un general o del comandante.

No se trata de buscar el bien común ni que unos estudien o trabajen más que los otros. Es vigilar que el vecino no viva mejor que uno. Quien cumpla estos requisitos, por lo menos en apariencia, tiene meritos y capacidad suficiente para ejercer un cargo público dentro del aparato estatal comunista.

Por ejemplo, el cubano que quiera un teléfono en su casa, tiene que acumular méritos y denunciar las ilegalidades del vecino. El compañero Mayito, vicepresidente de la Asamblea y del Consejo de Administración municipal de Arroyo Naranjo, escenificó ante los pobladores del Calvario, como debe un revolucionario conseguir lo que quiere.

Así son los representantes populares de los cubanos: realistas, sinceros, agradecidos, enérgicos  y justos. Los mejores y más capaces.

Laritza Diversent

Cuba y su democracia socialista (II)

A nivel local supuestamente debe desarrollarse la base democrática de todo sistema. Los acuerdos incumplidos, en el marco de la relación elector-elegido, demuestra que la ciudadanía, en Cuba, no tiene medios para transformar de forma positiva el medio en que vive.

Las presentes elecciones son punto de partida de la relación entre mandantes (electores: encargan la realización de acto o servicio) y mandatario (representante político: quien lo ejecuta). Sin embargo, el fundamento de este vínculo, pierde todo sentido en el desarrollo de la democracia socialista.

En la última asambleas de rendición de cuenta del delegado en mi barrio, asistieron por requerimiento de los electores de la circunscripción no 86 del consejo popular Calvario-Fraternidad, el presidente y vicepresidente de la asamblea municipal del poder popular (AMPP)de Arroyo Naranjo: Víctor Vassó y el compañero Mayito.

Los inmuebles estatales del mercado comunitario (donde se distribuyen los productos racionados: bodegas, carnicerías, etc.) tienen un estado avanzado de deterioro. La directiva del gobierno municipal hizo una propuesta, la ciudadanía una contrapropuesta. Escuche el audio. Sabrá quien toma las decisiones.

El control popular de la actividad de los órganos locales del poder popular (OLPP), es derecho constitucional que tampoco tiene realización práctica. En el 2006 la directiva de la asamblea dio la grata noticia de que repartirían teléfonos a los pobladores del Calvario. Promesa incumplida por una ineficiente gestión del consejo de administración municipal (CAM), órgano de las AMPP.

Se amonestó la dirección completa del CAM de aquel entonces. Pagaron justos y pecadores: el municipio Arroyo Naranjo fue penalizado con las inversiones. Dieron la explicación a finales del 2009. Escuche las declaraciones del compañero Mayito, también vicepresidente del CAM.

El único medio que queda, en mano de los electores es la queja y la resignación. Escuche la opinión un exoficial de la Fuerzas Armadas Revolucionara, ahora en el olvido. Son unos mentirosos.

¿Las opiniones de los cubanos influyen en la toma de las decisiones políticas superiores? Con una sola palabra usted puede contestar esta pregunta. Acaba de conocer cómo se desarrolla la verdadera democracia socialista en Cuba.

(disculpen la mala calidad del audio, hice mi mayor esfuerzo, pero todo no salio como esperaba )

Laritza Diversent