Politicas

La lógica de un disparate

Desde sus inicios, el gobierno cubano diagnosticó, que la población, estaba escasa de raciocinio y completamente perturbada de los sentidos. Eso es lo único que explica, la irracionalidad del sistema comunista y su vigencia por casi medio siglo.

La dirigencia histórica al llegar al poder, se organizó sobre la idea de que, el pueblo, estaba lleno de anormales. En tales condiciones, eran incapaces de gobernarse por sí mismo.

Enjuiciados de ineptos, los sentenció al encierro en esta hermosa isla, como medida preventiva. Única forma de explicar; porqué no permite a los ciudadanos salir y entrar libremente del país. Se declaró además como su representante legal.

Asumió que la incapacidad del pueblo, para decidir por voluntad propia, era total. A los incapaces se les restringe la capacidad de obrar. Se les reconocen derechos; pero no están en condiciones de ejercerlos.

Visto desde este punto de vista, se entiende la razón de ser del artículo 62 de la Constitución de la República. Se explica, porqué este precepto establece, que ninguna de las libertades reconocidas en la ley suprema, puede ser ejercida contra la existencia y fines del Estado socialista.

Los incapaces no saben lo que quiere. Por eso una ley 88 nos prohíbe pensar y expresarnos. Los comunistas son los únicos que saben lo que más conviene a los ciudadanos. Por eso necesitan amplios poderes.

Como tutor, su obligación es gestionar los negocios y administrar los bienes del incapaz. Esto explica porqué denominó a la propiedad común, como la “estatal socialista de todo el pueblo”; y porque los ciudadanos, tienen prohibida cualquier actividad económica.

En la representación legal de la población, es juez y parte. Por ese motivo, no requiere autorización para validar sus actos de gobierno. No rinde cuenta porque nunca finaliza su mandato.

Se deduce; porqué la creación de un órgano ejecutivo y de asistencia inmediata como el Consejo de Estado. La Asamblea Nacional del Poder Popular tiene el poder supremo; pero no puede ejercerlo. La mayoría de sus miembros son hombres y mujeres de pueblo, que es lo mismo que decir incapaces. Por eso necesita un cuerpo que lo represente entre uno y otro periodo de sesiones; y que presida sus debates.

Visto de esta manera, es lógico que una disposición emitida por el Consejo de Estado, pueda modificar una dictada por el parlamento, que tiene mayor jerarquía. Es comprensible, porqué las atribuciones de la Asamblea Nacional son, prácticamente, las mismas reconocidas al Consejo de Estado. Es lógico, la mayor parte del tiempo está inactiva, sesiona 3 días, dos veces al año. Alguien tiene que asumir sus obligaciones.

La irracionalidad del sistema comunista en Cuba y toda su vigencia, solo puede entenderse si se parte de un disparate. La élite de poder, ofreció a un pueblo que añoraba la felicidad, una utopía irrealizable. A cambio exigió sacrificios y sumisión. Asumió por este motivo, que el pueblo era incapaz.

Estándar